Cuatro personas que habían tenido contacto con alguien positivo por Covid-19, dos de ellas de un mismo grupo familiar, realizaron una llamada el 20 de mayo a una clínica de Puerto Colombia para agendar una cita médica y someterse a una prueba diagnóstico. Sin embargo, al sacar las cuentas, tomaron la decisión de llamar a su EPS para que esta llegara a tomar la respectiva muestra a sus hogares.

Cuando llegó el día de la cita, 21 de mayo, las cuatro personas no asistieron, pero lo que sorprendió a todos llegó tiempo después, cuando el sábado 23 de mayo, a las 4 les llegó por correo los resultados de la prueba: “Positivos para COVID-19”.

Así cuenta la historia uno de los afectados:

“Hace unos días, un amigo se comunicó conmigo a decirme que había tenido contacto con una persona positiva para Covid-19.

Esto lo hizo porque días antes mi esposa había tenido contacto con él y para alertarnos del tema, debido a esto, tomamos precauciones especiales en nuestra vivienda mientras mi amigo se hacía la prueba.

Teniendo en cuenta lo anterior, éste se dirigió a la Clínica Portoazul y se realizó el test de coronavirus PCR y el jueves obtuvo un resultado positivo de la misma prueba.

Al ver esto, entramos en alerta y le comunicamos a los padres de mi esposa que hiciéramos el test para descartar cualquier cosa y procedimos a agendar una cita en la clínica Portoazul a través de las líneas que tienen habilitadas para este tema.

Con el correr del día, la angustia crecía hasta que decidimos esperar que la EPS nos hiciera los exámenes ya que en estos momentos no podemos acceder a pagar el valor tan alto de éstos exámenes, ya que el día anterior habíamos notificado a la EPS que habíamos tenido contacto con un covid positivo y nos dijeron que por lo pronto esperáramos si no habíamos presentado ningún síntoma.

Tomamos las precauciones conocidas por todos, alimentación sana, bebidas calientes y aislamiento dentro de la casa por si yo no era portador del virus. Expusimos nuestra situación en nuestro conjunto y la administración tomó medidas especiales con nuestro apartamento debido a la situación en la que nos encontrábamos.

El sábado transcurría con normalidad hasta que recibimos un correo de la Clínica Portoazul remitiendo unos resultados. Con sorpresa, abrimos el archivo enviado con los datos de mi esposa diciendo que el resultado era positivo para coronavirus”.

Pronunciamiento de la clínica

Con gran preocupación por lo sucedido, siendo un caso de ‘falso positivo Covid-19’, una de la víctimas requirió a la clínica y se manifestó el director Juan Carlos Hernández Martínez, quien reconoció lo que se había presentado en ese centro de salud:

Junto con el lote de los resultados, se entregaron 4 resultados de pacientes que, si bien habían realizado la reserva de agenda desde el 20 de mayo, el día jueves 21 no se presentaron en el lugar pactado y no les fue tomada la muestra respectiva.

Una vez notificados de esta novedad de manera inmediata activamos todos nuestros protocolos de control administrativo y de auditoria médica para validar lo sucedido, verificando que todos los procesos se manejaron con la responsabilidad que caracteriza el desarrollo de nuestro que hacer médico. De igual forma notificamos al Laboratorio de la Universidad Simón Bolívar quienes a su vez realizaron la revisión correspondiente en conjunto con la Secretaria de Salud Distrital de Barranquilla y seguimiento de la Alcaldía”, indicó el médico.

Además, en la respuesta, agregan el informe de Antonio Acosta Hoyos, quien labora como director  del laboratorio:

“Realizamos el seguimiento interno en compañía de un representante de la Secretaría Distrital de Barranquilla y evidenciamos que las muestras correspondientes a los pacientes en cuestión estaban relacionadas en la lista original de pacientes enviada digitalmente por la Clínica Portoazul, pero no estaban en las muestras físicas que llegaron y por lo tanto no entraron al proceso.

Eso se verificó en la lista de desembalaje, en los tubos de muestras originales y tanto en la caja de extracción como en el plato de PCR. Se verificaron los resultados del PCR y se comprueba que los otros resultados si corresponden a las muestras recibidas dándonos tranquilidad que lo que se procesó tuvo un resultado satisfactorio.

Al reportar los resultados, se generaron los PDF finales en bloque y se fueron esos pacientes de más. En conclusión, hubo un error humano en la digitación de los resultados y creación del PDF-Resultado, pero efectivamente nunca se generó un corrido de PCR. Quedo a su disposición y dispuesto a aclarar cualquier inquietud”.

Esta problemática que afectó a las familias finalizó el 25 de mayo, cuando la EPS le practicó la prueba a la persona que tuvo contacto con el contagiado de coronavirus y este resultó negativo.

Las otras tres personas no fueron sometidas a la prueba por no haber tenido contacto con ningún caso positivo de Covid-19

#DIARIOLALIBERTAD

Y.A.

Comentarios