En la Cámara de Representantes se lleva a cabo el tercer debate del proyecto de ley que busca regular los vapeadores y cigarrillos electrónicos en Colombia. El Proyecto que surgió con un objetivo loable, incluye normas necesarias que son de amplia aceptación, tales como la prohibición de venta y uso a menores de edad, la prohibición de publicidad y patrocinios, así como el control de venta de estos dispositivos por internet y plataformas virtuales, y de esa forma fue aprobado en sus dos primeros debates en Senado.
Sin embargo, el Representante Toro, del Partido Verde, ha denunciado que con los cambios incorporados en la ponencia mayoritaria, se le está haciendo un gran favor a las tabacaleras: “Existen dos clases de vapeadores: los dispositivos cerrados, que son los producidos y comercializados por las grandes tabacaleras como British American Tobacco y Phillip Morris; y por otro lado los dispositivos abiertos, que en Colombia son el 80% de las ventas, y que son producidos y comercializados por marcas independientes y pequeñas empresas. La ponencia mayoritaria, de forma soterrada, en vez de prohibirlos todos como en algunos países, o permitirlos y vigilarlos todos a través del INVIMA como proponemos nosotros, lo que está haciendo es una fórmula mixta muy sospechosa: permitir la venta de los cerrados de las grandes tabacaleras, y prohibir totalmente la venta de los abiertos, que son la competencia de estas grandes empresas”
El Representante Toro denuncia que, con esta fórmula mixta, maquillada con argumentos populistas y paternalistas e incorporada en tercer debate por los ponentes mayoritarios, lo único que va a generar es que los consumidores de los dispositivos abiertos queden sometidos a mercados negros y jíbaros, afectando aún más su salud; mientras se garantiza que el mercado legal sea exclusivamente para las grandes tabacaleras, que son las que comercializan dispositivos cerrados en el país.
Aprobar la regulación como está planteada sería catastrófico. Según Toro “Lo que no podemos permitir es que se siga cuidando el negocio de las grandes tabacaleras a costa de la salud de los colombianos, tal como hipócritamente lo está haciendo la ponencia mayoritaria. Dar vía libre a las grandes tabacaleras y prohibir a sus competidores, con argumentos amañados, es la peor decisión que puede tomar el Congreso. ¡Es una falta de respeto con los colombianos! Yo he propuesto una regulación moderna e inteligente, permitiendo que el INVIMA sea el que analice las sustancias y determine cuáles se pueden importar y vender en el país, sin crear mercados negros por culpa del prohibicionismo”.
Se calcula que la votación del proyecto en Comisión Séptima culmine el martes 26 de mayo, y en caso de ser aprobado, avance a su cuarto y último debate en la Plenaria de la Cámara de Representantes. El Congresista Toro hace un llamado a los demás congresistas de la Comisión Séptima para que prime la salud de los colombianos por encima de los intereses ocultos de las tabacaleras, rechazando esta ponencia mayoritaria.
HL
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: