En un recorrido del Diario La Libertad por el municipio de Soledad Atlántico, se encontró con un grupo de señores apostados en las afueras de la iglesia San Antonio de Padua de la municipalidad, donde sentados en las escalas manifiestan que por la falta de ayudas por parte de la alcaldía con alimentos, se ven en la necesidad de salir a conseguir el sustento diario, pasando por alto el toque de queda decretado el martes a las 8 p.m. por la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera en coordinación con los alcaldes municipales.
Para Moises Leal, un arbitro que con un poco más de dos meses cesante, se ve obligado a exponer su vida y la de su núcleo familiar, al tener que salir en busca de algún recurso con qué llevar algo de comer a su familia.
Igual situación manifiesta un vendedor de “raspao”, quien dice que el actual alcalde solo les llevó una pequeña compra hace más de un mes, lo cual es insuficiente para que subsista una familia, por la cual hace un llamado al distrito en cabeza del alcalde Rodolfo Ucrós, para que les ayude con compras y demás recursos para no tener que salir.
Es una situación bastante preocupante la que se nota en el municipio de Soledad, donde a pesar del decreto presidencial con relación al aislamiento preventivo, muchos ciudadanos se ven obligados a salir en busca del sustento a sus familias, situación que bien puede ser concertada con el distrito y contribuir así a mitigar el contagio de Covid-19 y no prolongar la existencia del mismo en tierras soledeñas.
#DIARIOLALIBERTAD
dawad

Comenta aquí: