Con la excusa de que todo está suspendido por causa de la pandemia, Ada Luz Pinto García, de 59 años, denuncia que la Nueva EPS en La Guajira, no le ha ordenado unos exámenes para determinar el estado de un dispositivos instalado en su corazón para controlar las arritmias cardíacas.

Asegura Pinto García que la entidad le ha negado los controles que cada seis meses debe efectuarse en Barranquilla, pero con la excusa de que todo está paralizado le han ido aplazando el mismo, lo que la pone en grave riesgo su salud.

”Por ley esta entidad tiene la obligación de entregarme la autorización para la revisión y programación del cardioversor considerando que la atención que yo necesita es de alta complejidad”, advirtió la pacientes.

Dijo además que la última consulta a la cual debió asistir fue en abril con el eletrofisiólogo en la clínica General del Norte cuando le fue aplazada por efectos del Covid-19.

Ada Luz explica que las autorizaciones traslado, alimentación y estadía en Barranquilla pero debido a las actuales circunstancias, ella está pidiendo que les autoricen las órdenes y el traslado y los gastos de pensión para quedarse en la ciudad, los cubrirían de su propio bolsillo.

Finalmente la mujer aseguró que hace responsable a la Nueva Eps y a las entidades a las cuales ha acudido para que le colaboren con las exámenes, de llegarle a ocurrir algo.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios