Ayer, Claudia López, Alcaldesa de Bogotá, le reviró, seriamente, al presidente Duque, señalándole, tajantemente, como responsable de la flexibilización de la cuarentena y de los perniciosos efectos, producidos, como resultado de esa apertura no expresa, sutilmente simulada, so pretexto de poner en marcha, nuevamente, al aparato productivo, dizque, para salvar empleo. Y es, que el contagio, está disparado en Colombia y con él, las camas se van ocupando y se van dando decesos.

Es decir, se repite, lo que comentamos en nota anterior. Duque, está, prácticamente, que ofertando las salas UCI., que se encuentran vacías, que no han llegado al tope. Como tiene oferta libre, quiere estimular la demanda, concediendo la finalización de la cuarentena. En Palacio, ya están diciendo, que es responsabilidad de los Alcaldes y Gobernadores, la carga, de ir graduando la reactivación y la implementación de las medidas de bioseguridad.

Y esto es, preparar el terreno a futuro, para una clásica lavada de manos. Como colapse el raquítico sistema de salud, esa, será la espectacular sacada de las cuatro (04) letras traseras, desde las altas esferas del Gobierno Nacional. Que la jauría de la opinión pública, brava con lo acontecido, se lo cobre a las autoridades territoriales. Ese es el juego.

Y nosotros, advertíamos, sobre la inconveniencia de seguírselo al Presidente. Anoche, en CM&., el Mintrabajo, se quejaba de indisciplina en Bogotá. Que a esa hora, más de diez de la noche, enfrentó trancón, para llegar a su oficina en el Ministerio. Eso es un indicio premonitorio, de lo que escribimos.

En esa misma entrevista, habló de lo que hace la Covid 19, sobre la Economía, dijo, que es parálisis total. Y eso es, lo que hemos afirmado nosotros. Y ante esa generalización, contradictoriamente, el Gobierno, pretende, reactivarla por pedacitos. Dijo que estamos saliendo de la pandemia. Y esta conceptualización gubernamental, es contraevidente. No hay plata para pagar nóminas ni primas. ¿Y sin dinero, cómo compran los consumidores? ¿Y a quien le venden los productores, comercializadores, etc.?

Nosotros, no comprendemos, la alarma por las cifras negativas en cuanto al empleo. Puesto que no encontramos, motivo para ello. Ni razones para la preocupación. Lo hemos repetido, no estamos frente a hechos o fenómenos económicos, que deban su causación a circunstancias propias y generadas por la misma Economía.

Es un factor externo, dañino, que paraliza, universalmente, a la sociedad, a la población. Esta es la verdadera realidad. No hay producción, con excepciones, claro, porque los productores, deben estar encerrados. No hay consumo, porque los consumidores, deben estar encerrados. Ahí, en el deber del encierro, tienen el común denominador que afecta a la Economía.

El Ministro, también se explayó en mencionar la lluvia de regalos estimulantes para el empresariado, a fín, de que reabran sus actividades. Obvio, chorros de beneficios, que aún no se ven. A lo mejor no llegarán, como tampoco llegaron, para los trabajadores independientes, las forzosas ayudas alimentarias. Ni los alivios, en los servicios públicos domiciliarios.

Duque, quiere hacer lo mismo que Trump y que Bolsonaro. Pero no de frente, como tratan ellos. Pretende hacerlo, intentando justificarlos, con artificios retóricos, como la reactivación de la vida productiva, con protocolos de bioseguridad. Para que después, a la hora de la mortandad, tener con quien exculparse. Para decir: Yo no fui. No he sido el imprudente. Cada Alcaldes y Gobernadores, tenían que implementar y controlar la aplicación de las medidas.

El aislamiento preventivo, para su efectividad, requiere de tres elementos básicos, dispuestos y a la mano de todas las familias: Alimentación, servicios públicos domiciliarios y salud. Todos, compromiso social y constitucional del Estado, para fomentar la solidaridad de las personas que integran la República y en la prevalencia del interés general, como desarrollo de los fines Estatales, de fortalecer la unidad de la Nación, asegurar a sus integrantes, la vida, la convivencia y el trabajo, en estos momentos de angustia sanitaria.

Y ahí están los hechos que hablan por sí sólos. Todo el mundo extiende la mano hacia la Tesorería General de la Nación. Y este es el fundamento para invocar, que el Estado, está

en mora de hacer, lo que tiene que hacer. Adoptar un modelo socialista transitorio, para conjurar la crisis, asumiendo el costo total de la inactividad de la población.

Nunca podrá haber Economía activa, con aeropuertos cerrados, terminales de transportes terrestre y acuático, cerradas. Fábricas, almacenes y comercio en general, clausurados. No es afortunado, invitar a la gente, a salir a la calle, a ciertas jornadas de trabajo. Al mismo tiempo, que se le infunda terror, con el cuco del coronavirus.

Hay que añadir, que el Mintrabajo, ha sido abundante, desde comienzo de la cuarentena, en anuncios restrictivos de la potestad del capital, para terminar contratos de trabajo. Si hoy se contabilizan abultados números de desempleo, es que los empleadores, se pasaron por la faja, las tales prohibiciones pregonadas por el Mintrabajo. Y así, ha sido toda gestión gubernamental en tiempo de Covid 19. Pobre y lamentable.

Finalmente, de paso, predecimos: Julio Comesaña, debe obtener fallo favorable a su demanda de tutela/editorial/surcosteno.com

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios