Debido a la cobertura que genera hacinamiento

El panorama en el sector educativo aun suele ser incierto en medio de la pandemia del Covid-19, todavía no se cuenta con una fecha estipulada para que los estudiantes regresen a las instituciones y continúen con sus actividades escolares para poder culminar el periodo académico de manera presencial.

Frente a esta situación el fiscal de la Asociación de Educadores del Atlántico (Adea), Luis Grimaldo Mejía, manifestó que en estos momentos el mayor peligro para que los niños vuelvan a clases obedece a la cobertura, ya que los salones de clases aproximadamente están integrados por 40 estudiantes, lo cual contribuiría a triplicar la cifra de manera rápida en contagios de coronavirus.

Sumado a eso también, los maestros que residen en un municipio distinto al que trabajan podrían resultar siendo un vector del Covid-19, afirmó.

“Las administraciones anteriores se dedicaron a meter más alumnos en áreas sin haber espacio y los maestros por el mismo salario comenzaron a atender más estudiantes, calamidad que ha generado hacinamiento en las instituciones. Existen aulas de clases de 45 estudiantes que no tienen las medidas específicas establecidas por el Icontec, las cuales apuntan a 5 metros cuadrados”, señaló el educador.

Además agregó que, “las instituciones no cumple con tener menos de 30 estudiantes, tal como lo determina el decreto 3020 del artículo 11 del Ministerio de Educación”, anotó el representante de la Adea.

Niños carecen de herramientas

Por otro lado, la educación en casa ha sido una odisea absoluta, muchos de los estudiantes carecen de herramientas digitales y acceso a internet, debido a que muchos padres no disponen de recursos económicos para cancelar un plan y menos en esta temporada donde cientos de personas han sido despedidos de sus empleos por la economía. Con base a eso, Grimaldo Mejía fue muy enfático en indicar que el Gobierno Nacional, departamental y municipal deberían buscar acuerdos con las empresas de servicios públicos para que se pueda brindar conectividad gratis durante 4 meses para el desarrollo virtual de los niños, subrayó Grimaldo Mejía.

“Le decimos al Estado que la virtualidad no es éxito, pero sí es un método que podemos ir fortaleciendo para determinar el calendario académico. Lo esencial hasta ahora es la salud de los niños y luego empezar a recobrar la salubridad en las escuelas”, consideró el fiscal de la Adea.

Ahora mismo, los padres de familia pueden estar propensos a tomar la decisión de matricular al niño el año siguiente, por la falta de recursos en la preparación; estos se verían obligados a que sus hijos deserten de las clases virtuales.

Luis Grimaldo le expresó a los educadores del Atlántico “maestro no le envíen tanta tarea a los niños; ya que con tanto contenido de guías y entregas en poco tiempo, ellos no se encuentran tranquilos. Hoy es más importante la salud mental de los estudiantes, maestros y padres de familia”, sostuvo.

#DIARIOLALIBERTAD

dawad

Comentarios