Corabastos, la central mayorista de abastecimiento más importante del país, ubicada en el suroccidente de Bogotá, amaneció bloqueda debido a una intensa jornada de protestas desde la noche de ayer.

Unas 200 personas, entre las que se encuentran vendedores informales, campesinos, camioneros y coteros, impiden a esta hora de la mañana el ingreso de alimentos y piden una solución definitiva por parte del Distrito.

“Nuestros ingresos están afectados, no podemos venderle a las personas que entran porque nos multan con $1 millón, sólo podemos dar nuestros productos a las bodegas y ellos nos piden precios muy bajos y no nos queda nada de ganancia”, expresó una de las afectadas.

En esa central de abastos la situación se ha vuelto más compleja, dado que los campesinos traen sus productos y en ocasiones pierden el viaje debido a que no les compran.

“Debido a las medidas de pico y cédula y demás restricciones, las ventas bajan, entonces mucha comida queda guardada en las bodegas y cuando llegamos con nuestras cargas no nos compran y perdemos esa producción”, precisó otro de los vendedores.

Funcionarios del lugar hicieron un llamado a la Policía para que hagan un acompañamiento especial con más hombre para controlar la situación.

JR

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios