Habitantes de los populoso barrios Chiquinquirá, San Roque y Rebolo, al sur de Barranquilla resultaron literalmente con “el agua al cuello”, al desbordarse el cauce del arroyo Hospital, recientemente canalizado.

Laura Burgos, una de las afectadas, indicó que el agua alcanzó dentro de las casas hasta 70 centímetros de altura, dañando electrodomésticos y enseres.

Agregó que va a tener que vivir en el techo de sus casas porque el agua ingresa a las viviendas arrasando con todo lo que encuentra a su paso.

Finalmente, explicó que uno de los problemas es que las casas quedaron por debajo de la canalización del arroyo.

#DIARIOLALIBERTAD

dawad

Comentarios