La ciudad más emblemática de Brasil, Río de Janeiro, permitirá la reapertura de iglesias y templos religiosos, pese a ser la segunda región del país con el mayor número de muertos por Covid-19.

Según explicó el alcalde carioca, las iglesias y templos no estaban obligados a funcionar en la “cidade maravilhosa”, pero la policía les obligaba a cerrar sus puertas, por lo que los feligreses no podían acceder a orar.

Si bien anunció el mantenimiento de las medidas de aislamiento social en la capital homónima, el alcalde de la ciudad,  Marcelo Crivella, señaló que los templos serán declarados servicios especiales.

Con el fin de evitar la propagación del virus, los templos tendrán que proporcionar alcohol en gel. Estos con el fin de garantizar una distancia mínima de dos metros entre los fieles.

Sin embargo, el decreto no prohíbe la presencia de personas que se encuentran en el grupo de riesgo de contraer el Covid-19, como son adultos mayores o quienes padezcan diabetes, hipertensión o cáncer.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios