El Icbf restableció los derechos a un niño que era amarrado de las manos por su madre con la excusa de que era muy inquieto.

Los hechos ocurridos en el municipio de Rivera, Huila, causaron consternación y rechazo entre la comunidad, toda vez que el pequeño presentaba problemas sicológicos, producto del castigo infringido por su progenitora.

”La mujer encadenaba las manos del niño “para evitar que tuviera movilización en el inmueble, supuestamente porque era muy inquieto y no hacía caso”, informó el coronel Héctor Ruiz Arias, comandante de la Policía de Neiva.

El menor empezó un tratamiento psicológico y quedó bajo el cuidado de una tía materna, informó Edna Tamayo, comisaria de Familia de la población huilense.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios