El Atlético de Madrid protagonizó una heroica gest en Anfield al eliminar al Liverpool de la Champions League en la prórroga, en el último partido disputado con público en la temporada europea de ambos.

Y la pesadilla para los ingleses no fue solo deportiva. El conjunto colchonero no fue sometido a ningún control en su viaje a Liverpool, cuando en España ya se habían detectado varios casos de coronavirus Y eso no gustó en el Reino Unido, que sigue acusando al cuadro madrileño de extender el virus en el país.
El diario The Times ha publicado un estudio realizado por Edge Health , que analiza datos del Servicio Nacional de Salud Británico (NHS), y que ha decretado que este partido fue determinante para la muerte de 41 personas por coronavirus, entre 25 y 35 días después. España tenía 640.000 casos positivos el 11 de marzo, según estiman el Imperial College de Londres y la Universidad de Oxford, un 640% más de los que en ese momento había en Gran Bretaña, según calcula el mismo informe, que data los positivos por la COVID-19 en 100.000.
“Fue vergonzoso y ahora estamos viendo las consecuencias de eso aquí”, declaraba ya pocos días después el exjefe de Salud Pública de Liverpool, John Ashton. “No se debió permitir pero no fue decisión mía”, asumió el alcalde de Liverpool, Joe Anderson. “En ese momento, Madrid ya estaba experimentando un brote agudo de coronavirus y el Atlético había recibido la orden de jugar partidos en su propio estadio a puerta cerrada. Muchos cuestionaron la decisión en ese momento, pero la UEFA y el gobierno del Reino Unido no impusieron ninguna restricción para que el partido se desarrollase normalmente”, finalizó.

HL

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios