ELEMENTOS que han donado para Yenis Ustáriz.

 

*Recibió una cama hospitalaria y artículos de aseo personal.

La solidaridad sobrepasó los límites de Puerto Colombia y llegó a Barranquilla, donde muchas personas han aportado su granito de arena con la intención de subsanar las condiciones de vida de Yenis Ustáriz Daza, una habitante del municipio porteño, quien no la ha tenido fácil ya que ha estado condenada a una serie de patologías y un estado de salud deplorable.

El buen corazón de las personas ha jugado un papel fundamental en esta historia, tanto vecinos, empresarios, autoridades de salud, medios de comunicación, se han apersonado de la situación para hacer equipo y reflejar que por más adversidades que se presenten en la vida y a pesar de una temporada dura de confinamiento por emergencia sanitaria, siempre habrá una mano amiga para ayudar a los demás.

De manera muy viral se hizo la vida de Yenis, una porteña que se ganaba la vida cocinando en una caseta de Puerto. Sin duda, el impacto en redes sociales fue sorprendente, llegando a oídos del empresario Christian Daes, de la Fundación Tecnoglass, quien se convirtió en un ángel de la guarda en la vida de Yenis Ustáriz, al donarle una cama hospitalaria y un colchón anti escaras, y colocando su total disposición para lo que requiera su salud.

También sus vecinos del barrio San Carlos han sido solidarios en apoyarla con atenciones, insumos de aseo personal; al igual que algunos funcionarios de salud del Atlántico, quienes han agilizado a toda costa los procesos para que Yenis fuese atendida lo más rápido posible en un centro asistencial de cuarto nivel en Barranquilla.

Ante el escenario de vida de la señora, fueron tocadas las fibras del Diario LA LIBERTAD, ya que este medio siempre se ha caracterizado por darle voz a la parte humanitaria que va enfocada al pueblo, dando así a conocer las vicisitudes de vida de los más vulnerables. Es por ello que, de manera inmediata, se cooperó con insumos de aseo personal y elementos para la estadía en la vivienda de esta humilde porteña a su regreso.

Diario LA LIBERTAD llegó hasta la casa de Yenis para conocer de cerca el entorno donde ha convivido por años. Una vecina de un barrio cercano a su sector atendió nuestra visita para explicarnos el apoyo que le ha brindado como persona y abogada, para no dejarla sola en medio de la crisis.

La odisea de la señora Yenis Ustáriz Daza ha sido un caso que ha venido a desnudar las adversidades que pueden estar padeciendo muchas personas en sus casas en distintas partes del país. Solo basta colocarse la mano en el corazón para estar en los zapatos del otro y entender que es de humanos ayudar.

El llamado es a sensibilizarse todos los atlanticenses con el caso de la señora Yenis, ya que vive en una vivienda muy humilde con su hijo Iván, quien labora de paletero en la vía dando el paso a vehículos, estas personas necesitan de ayuda y esta temporada es la oportunidad para unir fuerzas entre todos y extender la mano a quien más lo necesita.

HL

#DIRIOLALIBERTAD

Comentarios