Una total odisea y un martirio le ha tocado vivir a Yenis Ustáriz Daza, por ser una mujer sola, mayor y padeciente de una serie de patologías, entre ellas: enfermedad renal terminal, isquemia cardíaca, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, obesidad mórbida, problemas de colon, insuficiencia respiratoria, cuadros de ansiedad, entre otras; su estado de salud actualmente es tétrico, ha permanecido durante la cuarentena postrada en una cama sin moverse, con escaras en sus glúteos; y ha carecido de productos de aseo personal y cuidados médicos.

La señora no cuenta con recursos para acudir a un especialista, hace 5 meses transitaba las calles del municipio de Puerto Colombia en una silla de ruedas sosteniendo un cartel con el mensaje “ayúdame para mi diálisis”, deslizada por su hijo. A pleno sol de medio día, salían los dos aventurar con la esperanza de conseguir algún incentivo para tener los transportes de su diálisis, pero solo contaban con la caridad de sus vecinos.

Su hijo Iván Orellano Ustáriz, cuenta que por más que le tocó varias veces las puertas a la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Salud de Puerto Colombia, para pedir el auxilio de transporte para la diálisis de su madre, ignoraron su llamado.

Escaras en sus glúteos en estado de putrefacción.

El panorama se volvía cada vez más gris y triste, sin saber qué hacer y a quién acudir, estar enferma para la señora Yenis en Puerto Colombia ha sido un calvario. Al momento que se solicitaba el servicio de ambulancia del hospital de Puerto, porque la mujer se sentía mal, la ambulancia era enviada a regaña dientes y de mala gana, según su hijo y los vecinos.

Además que la ESE de Puerto Colombia se negaba en apoyarla con una ambulancia para un traslado fuera de Puerto, para que la atendieran en Barranquilla, “la paciente está sola, el personal de Salud se rehusa a recogerla”, esta fue la respuesta de una funcionaria de Salud, a quien llamó una vecina para solicitar el servicio.

Acción de tutela

Pese a la calamitosa situación por la que pasaba la señora Yenis, y la negligencia y desidia por parte de la Administración de Puerto Colombia, personas de la comunidad de Puerto Colombia redactaron una tutela, solicitando que se cubrieran los transportes de la señora Yenis Ustáriz, una vez el fallo salió a favor de la mujer, ordenaron los transportes únicamente para la diálisis dejando por fuera el cubrimiento de los transportes para los demás especialistas que la señora requiere.

La EPS Barrios Unidos en cumplimiento de la tutela asignó un conductor exclusivamente para que llevase a la señora Yenis a dializarse en la Unidad Renal RTS.
De acuerdo con la llegada del Covid-19 en el país y el periodo de cuarentena obligatoria, el servicio de transporte no ha podido llevarse para que la paciente le realicen las tres hemodiálisis renales que requiere; lo que ha causado un deterioro en la salud de la señora.

Alcaldía no cumple

Cabe mencionar que la Alcaldía de Puerto Colombia, a través de una fundación que le ha a estado brindando un apoyo consistente en la entrega de un almuerzo, el cual no cubre la dieta que la señora requiere por su complicada patología. Si bien es cierto, es obligatoria una alimentación especial por su serie de enfermedades, sumado a eso, la señora Yenis necesita una chapa dental, ya que no tiene dientes con que masticar los alimentos que le dan.

La denuncia se había hecho viral en redes sociales a través de una abogada porteña, quien ha gestionado ayudas para mitigar el sufrimiento de la afectada.
El miércoles 6 de mayo, la abogada Poldi Martinez Aparicio le realizó una visita a la señora Yenis para conocer su estado de salud y halló que las escaras que Yenis había desarrollado por permanecer acostada por varios periodos de tiempo, estaban en descomposición emitiendo olores fétidos, por lo que procedió a realizar registros fotográficos de la misma, situación que la llevó a denunciar nuevamente en redes sociales por la negligencia a la cual esta señora ha sido sometida.
Debido al revuelo que las fotos de la señora tuvieron en twitter, el gerente de la ESE de Baranoa, David Peláez, colaboró para que la mujer fuera recogida a la 1:45 A.M. del 7 de mayo, con el fin que fuera atendida de manera inmediata en el hospital de Puerto Colombia.
A su vez, otros funcionarios se alertaron por el estado de Salud de Yenis y presionaron con el fin que se diera remisión urgente a la Clínica de la Costa. La cual fue aprobada a las 9 de la mañana.

Estado de Yenis

Actualmente se encuentra hospitalizada y su estado de salud es precario.
Es importante mencionar, que la Secretaría de Salud de Puerto no facilitó los medios para que se pudiesen llevar a cabo los trámites, ya que la señora Yenis y su hijo no saben leer, escribir ni manipular herramientas informáticas. Cabe acotar que los trámites en periodo de cuarentena se tienen que hacer de manera virtual, pero los funcionarios de salud conociendo la situación debieron ser más conscientes y ponerse la mano en el corazón.
Si la Alcaldía tenia conocimiento de la situación de la señora Yenis, ¿por qué hasta el momento la mujer no ha recibido los apoyos de transporte y diagnósticos de valoración de los distintos especialistas que requiere?

¿Dónde se encuentran los alimentos acordes a las necesidades de la señora Yenis?

¿Por qué hasta el momento la Alcaldía no ha cooperado en hacerle una limpieza y adecuación en la vivienda de la señora Yenis acorde a las condiciones fitosanitarias?

¿Dónde está el médico en casa? ¿Cuáles son las actuaciones reales que ha hecho la Administración de Puerto para ayudar a Yenis?.

#DIARIOLALIBERTAD

Y.A.

Comentarios