¡Aunque usted no lo crea!,
la Pacha Mama nos mandó
a casa, como en el mundo
de Ripley nos encontramos
inmensos en un submundo
parecido a una pesadilla virtual… “pero que nos agrade
o no, es una cruda realidad
nuestra detención”. Todo
castigo por pequeño que sea tiene su nexo causal con su origen motivacional y toda defensa
legitima “para ser concedida” debe tener su plena
justificación… y me pregunto ¿No será que esta
situación que estamos vivimos corresponde a una
protesta justificada de la Pacha mama, la “madre
tierra” por toda la agresión con que la hemos
tratado, abusado inmisericorde de sus recursos
naturales?…, porque, de ser así, el Covid-19 como
respuesta de la Tierra a la agresión quedaría legi- timado como una “Defensa legítima de la Pacha
Mama” …quedará la incertidumbre; la pregunta
obligada es ¿que causa obligó a los humanos para
que estemos castigados y confinados en nuestras
casas? mientras que “el enemigo que nos agrede”,
el victimario y ya conocido Covid-19, goce de ple- na libertad actuando a sus anchas haciéndonos
daño, situación esta rara, ya que nuestro Código
Penal, norma que nos regula el comportamiento
punitivo determina todo lo contrario, el victimario
es quien debería de ser necesario, estar preso, y
la o las víctimas libres. Ante la pregunta el sinnúmero de respuestas serían entre otras : a) Es
una reacción natural de defensa de la tierra ante
la agresión humana descontrolada (posición esta
que comparto), b) Es un castigo divino (religiosa),
respuesta que no tocare no obstante manifestar
de manera simple que un creador justo, no lo
creo coetáneo también castigador, c) Fue un
accidente biológico inocente , respuesta simple y
poco creíble, y d) Fue un hecho premeditado de
“un virus manipulado con ingeniería genética con
fines malévolos”, presentado como un accidente
inocente, o en otras palabras, la tercera guerra
mundial presentándose con propósitos criminales
(reducción de la población humana en beneficio de
los Comerciantes de la salud mundial) y comer- ciales; recordemos que antes de la pandemia se
encontraban enfrentados comercialmente China y
los EEUU, y la información al mundo fue que el
virus se originó en la localidad de Wuhan- China
extendiéndose al mundo. (Temática de mucho
interés y de múltiples aristas, pero que escapa al
propósito de este artículo); ante esta posición solo
me limito a dejar la reflexión de que “siempre al
culpable de un hecho delictual hay que buscarlo
en los que se beneficiaron con el hecho, de manera
directa, o de manera indirecta ”…y me pregunto ¿se
dio el hecho agresivo al mundo?… y la respuesta
es si, ¿hay beneficiados con el hecho?, claro que
los hay… luego todo indica “hasta el momento”,
existe un virtual ganador de la Tercera Guerra
Mundial, que de manera obligatoria “necesitará
de otros para su propia subsistencia”, porque en
la cadena comercial siempre habrán productores
y compradores y siempre los estados han necesitados personas (esclavos) que trabajen para la
comunidad… luego, si hay esperanza para los que
somos optimistas con el futuro. El estar confinados
en casa nos lleva a reflexionar sobre tres estados
a saber: 1) Lo Bueno de la crisis, 2) Lo malo, y un
tercer estado 3) De Incertidumbre. 1) Lo bueno:
El estar confinado familiarmente ha permitido
entre todos los integrantes del núcleo familiar un
acercamiento sociológico profundo, había muchos
hijos que nunca o solo por minutos veían a sus
padres lo cual cambio para bien, el ambiente del
hogar retorno a épocas primitivas en las que el
grupo por inclemencias del clima o por miedo a
las fieras se quedaba en casa, que para esa época
eran cuevas o chozas, los quehaceres de la casa
se sociabilizaron (en la mayoría), se instauraron
los juegos, se propició el contacto piel a piel, se
permitió el conocimiento mejor de los miembros del
grupo y se reforzaron las virtudes de la paciencia
(murió la prisa) y de la tolerancia (aceptando al
otro como es) y la mutua ayuda ente otros. 2) Lo
Malo: la pérdida de nuestra libertad, el manejo de
la angustia afectando nuestras defensas naturales,
el manejo de la alimentación del grupo, el manejo
del miedo, entre otros y 3) La incertidumbre, el
no saber que pasara nos genera miedo, pero, “lo
bueno pasa, y lo malo también”… dejemos ya de
llorar, que después de la tempestad llega la calma,
y, de seguro, vendrán tiempos mejores para los
que nos adaptemos al cambio.
* Abogado.
[email protected]

Comentarios