“¡Machete…estate en tu vaina!” (I)

164

Por Roque Herrera Michel 

Más claro no canta un gallo. La especie humana se está enfrentando a una letal amenaza, el Coronavirus, para lo cual tenemos que armarnos de valor así sea con las herramientas que nos da nuestro refranero popular colombiano mediante el sentido directo y figurado de decirle al pan pan y al vino vino. Son sabios dichos y refranes, cosecha de nuestra tierra, los cuales picarescamente han utilizado nuestros campesinos y antepasados colombianos para enfrentar momentos difíciles y deben trasmitirse a las nuevas generaciones.
No se puede tapar el cielo con las manos: este microvirus asiático ha colocado al mundo entre la espada y la pared. Nadie puede está exento de esta amenaza. Ninguno en Colombia y en el mundo está libre de que le suceda lo que a otros.
Es por eso que tenemos que aterrizar en la realidad. No hay que vivir conformes pensando en que todo tiempo pasado fue mejor. El que vive de ilusiones muere de desengaños. Estamos ante una mortal amenaza que en los anteriores siglos ya se había vivido pero que en esta época se agrava debido a la velocidad en que se propaga el virus por la facilidad de transportarse los humanos de un país a otro. Es por eso que hay que dejar de estar soñando con pajaritos preñaos. Por lo tanto bajemos de la estratosfera y dejemos ingenuamente de pensar en que la luna es de queso y se come con melao.
Hay que poner el dedo en la llaga. Al buen entendedor pocas palabras bastan. Todos somos conscientes que la especie humana siglo tras siglo, décadas tras décadas, año tras año ha pisoteado las leyes de la naturaleza y ahora está probando su propia medicina. Tanto da el cántaro al agua, que al fin se rompe. En esto lamentablemente pagan justos por pecadores.
Esto nos demuestra que definitivamente no existe enemigo chico pues todo esto pareciera una lucha de David contra el gigante Goliath en que los pájaros le tiran a las escopetas. Pero estamos seguros que los colombianos podemos superar esta prueba de fuego. Aunque parezca que ya la crisis por la pandemia esté pasando de castaño a oscuro se debe mantener la cabeza fria. Lo que se escucha sobre el Coronavirus en otros países es que este microrganismo tiene un ciclo de vida en el cual a las pocas semanas termina desapareciendo…..Como decían los de antes “Todo chorro para en gotera”. Pero no cantemos victoria antes de tiempo que esto apenas comienza y cualquiera desde ya puede contagiarse
Los habitantes del mundo claman a gritos por que se descubra la medicina que derrote al bendito bicho que parece que “tuviera más vida que un gato”. Encontrar esa fórmula sanadora es como buscar una aguja en un pajar. Se hace lo que se puede. Esto no es tan sencillo. La fiebre no está en la sábana. Hasta el momento ese minúsculo enemigo tiene la sartén por el mango …..Pero ¿quién va a ser ese homo sapiens que le ponga el cascabel al gato? ¿Serán los laboratorios estadounidenses o los científicos chinos, rusos o franceses los que le den la estocada final a este microorganismo patógeno? Llegará su momento en que será derrotado. Soñar no cuesta nada. Pero esta gigantesca tarea lleva su tiempo…… Roma no se hizo en una hora. Definitivamente el que descubra esa cura vale lo que pesa en oro.

7 Consejos populares que vienen como “anillo al dedo”
El que no oye consejos no llega a viejo. Los colombianos tenemos que tomar todas las precauciones posibles para que ese virus nocivo se vaya con su música a otra parte. Si no lo hacemos, de esta no nos salvarán ni las once mil vírgenes.
No se puede jugar con la candela. La vida nos ha enseñado que hombre precavido vale por dos y que en guerra avisada no muere soldado. Tenemos que seguir a pie juntillas las recomendaciones que los profesionales de la salud de todo el mundo nos insisten día a día. Es por eso que no hay que buscarle las cinco patas al gato puesto que se ha llegado a la conclusión de que esta es una batalla que se gana preventivamente y no correctivamente. Diciéndolo en plata blanca…. más vale prevenir que curar.

Comentarios