Con la presión que dicen sentir los mototaxistas en las calles de Santa Marta, deben levantarse cada mañana y salir en buscar del sustento diario para poder conseguir algo de recurso económico con qué poder comprar alimentos, y así sus familias tengan un bocado de comida con que soportar la cuarentena que por Covid-19 los mantiene en aislamiento, pues al no contar con los mercados humanitarios prometidos por el distrito, se ven obligados a salir.

Es así, como desde a muy tempranas horas, el gremio de mototaxistas, sorteando todo tipo de avatares, no solo contra el contagio del coronavirus, sino de los controles que a bien ejerce el personal de la Policía en cumplimiento del decreto 457 del Gobierno Nacional, donde se ven limitados e incluso corriendo el riesgo de ser multados y peor aún, les sea inmovilizado la única fuente de trabajo que les permite conseguir dinero para subsistir ante el olvido de la alcaldía.

Muchos se quejan y dicen que la alcaldesa no está manejando la logística, ni la distribución en una forma organizada y certera, y que al parecer no cuenta con una ruta trazada, como tampoco la da a conocer, generando discrepancias en la manera como se han venido manejado los censos, es decir, para algunos puedan que reciban, mientras que otros no, inclusive, se puede llegar a dar que otros reciban doble entrega.

Hay quienes aseguran que sus familias están muriendo de física hambre, teniéndose que enfrentarse a perder sus motos, las cuales son llevadas a los patios del tránsito, desvaneciendo toda posibilidad de ingreso de recursos, por lo que afirman “Ni moto, ni sustento, ni ayuda y como complemento el flagelo de la falta de agua potable”.

Para colmo de males, en la tarde de este martes, un grupo de trabajadores del mototaxismo de Santa Marta, a través de redes sociales hicieron circular varios videos, donde demuestran que fueron testigos de cómo algunos miembros de la de la Unidad Defensora del Espacio Público del Distrito y Soldados del Ejército Nacional, se encontraban en los alrededores de una institución donde albergan los mercados, quienes minutos después se marcharon a bordo de un camión con los mercados humanitarios, los cuales esperaban les fueran entregados a ellos como ayudas de emergencia que la alcaldesa Virna Johnson se comprometió a entregarles a transportadores informales.

Según versiones recogidas entre algunos mototaxistas presenciales en el sitio, vieron cómo se marchaban sin entregar los mercados prometidos y en cambio recibieron a su paso, algunos improperios gritados por los funcionarios a manera despectiva.

Lo anterior, muy contrario a lo que sí se pudo hacer entre la comunidad del barrio Luis R. Calvo en días pasados, donde taxistas, mototaxistas y vendedores ambulantes, fueron beneficiados con mercados solidarios a la población vulnerable, pues son considerados como los que más dificultades tienen para derivar su sustento en medio del aislamiento total en prevención la expansión del Covid-19.

No obstante, muchos mototaxistas insisten en que no hay una ruta de distribución trazada que les permita tener un orden lógico que agilice la entrega de las ayudas de manera segura y certera al destinatario final, lo cual no ha ocurrido hasta el momento, dejando de predominar el bienestar y derecho a la igualdad que por constitución merecen los colombianos.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios