Crecen dudas sobre el aislamiento inteligente que plantea el gobierno

888

 

*Ex ministro Mauricio Cárdenas sostiene que decisión sobre cuarentena debe tomarse por razones de salud pública y no económicas.

De la Redacción Económica.
LA LIBERTAD.
La cuarentena o aislamiento inteligente que ha puesto sobre el tapete el gobierno nacional tiene implicaciones que preocupan a muchos, pero que tranquiliza parcialmente al sector productivo del país.
En esencia la propuesta va encaminada a salvar la economía, sin que ello signifique un riesgo mayor de expansión del coronavirus y pérdidas de muchas vidas.
Con esta iniciativa los trabajadores de diferentes sectores de la economía volverían a sus actividades laborales, con excepción de aquellos que presenten patologías que pudieran conducirlos al fallecimiento en caso de contagiarse del covid-19, al igual que los adultos mayores.
Es decir, millones de personas retornarían a trabajar en las empresas, pero con exigentes y drásticas medidas de prevención para evitar la propagación del virus en elevados niveles.
La mayoría de empresarios ven con buenos ojos la cuarentena inteligente, por cuanto ello les permitiría reactivarse y alejar el fantasma de cierres definitivos ante la carencia de ingresos; pero otros sectores temen que con la medida Colombia llegue a escenarios devastadores como el del Ecuador y Brasil en América o el de países europeas o el de Estados Unidos.
No sólo sería retroceder a escenarios laborales con el contacto de los empleados entre sí, sino el de calles repletas de transeúntes o el de buses y sistemas de transporte masivos llenos, que promueven el contagio a gran escala de la enfermedad.
Otro elemento a tener en cuenta es que el propio Ministerio de Salud ha admitido que en el país hay insuficiencia de pruebas, y que los datos que se están conociendo son de muestras que corresponden a las realizadas dos o tres semanas atrás. Por lo tanto, se prevé que la curva de contagiados aumente y no que se aplane, que sería la base de una flexibilización de la cuarentena.
Muchos ciudadanos han criticado esta medida indicando que con ella, el estrato 5, 6, y 7 se queda en casa, mientras reactiva sus empresas con la fuerza laboral del estrato 1, 2 y 3, que saldrá a trabajar, se enfermará y muchos morirán.

LAS MEDIDAS
Entre las medidas que desde ya ha contemplado el presidente Iván Duque para aplicar el aislamiento inteligente, se encuentran las siguientes:
Protocolos más fuertes por industria, lo que significa ordenar el uso obligatorio de elementos de protección como gel antibacterial, guantes y tapabocas, así como actividades verificables de desinfección para bancos, cajeros, domiciliarios y demás.
Opciones de trabajo mediante pico y cédula. Esto implicaría activar, con población sana e inmune, jornadas cortas de tra-bajo, que además vayan acompañadas de control sanitario estricto.
Tapaboca sería de uso obligatorio en distintos escenarios y espacios de trabajo.
Así mismo, el aislamiento georreferenciado, que permitiría con ayuda de la tecnología, identificar zonas, regiones y poblaciones que, por presencia o no presencia del virus, puedan controlarse y manejarse según el criterio, para reactivar sectores económicos y ciertos oficios y empleos.
El gobierno se basa en los resultados obtenidos por países de Asia. En Corea del Sur hicieron pruebas rápidas, numerosas y selectivas. Para ello utilizaron el mapa de movimiento de cada persona que dio positivo mediante la geolocalización de los teléfonos móviles y lograron identificar y aislar a los sujetos en riesgo” y luego “crearon aplicaciones que permiten a los ciudadanos conocer las zonas de mayor tránsito de personas contagiosas, para evitarlas.
No obstante hay que tener en cuenta que mientras en Corea del Sur se hacen entre 15 mil a 20 mil pruebas diarias, en Colombia se hacen 1.600, una diferencia bastan-te significativa.

POR ENCIMA LA SALUD
El exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, planteó que cualquier decisión que se to-me a propósito de extender la cuarentena o no, debe tomarse por razones de salud pública y no por motivos económicos.
A su juicio lo que se haga tiene que apuntar a lo que más convenga desde el punto de vista del control de la pandemia y, “más bien, preocuparnos con medidas compensatorias para evitar el costo económico, pero no mezclar las dos dimensiones al mismo tiempo”.
“Si nos ponemos a pensar en este momento en la economía, podríamos pensar que es importante que la gente vuelva a salir a trabajar, pero a lo mejor no es lo que nos conviene desde el punto de vista de salud pública”, puntualizó Cárdenas, quien añadió que el Gobierno debe emitir medidas eficaces para evitar que los impactos negativos en la economía sean mayores.

CUMPLIR CON PROTOCOLOS
Sobre el tema de aislamiento inteligente, la presidente de Acopi, Rosmery Quintero, precisó que después que haber hecho tanto sacrificio social y económico teniendo en cuenta que la prioridad que es la salud, es importante mantener la economía, que se reactive la producción así sea gradual, con los protocolos necesarios.
Para la agremiación es relevante activar inicialmente la in-dustria manufacturera que es gran generadora de empleo.
“Es necesario por ejemplo al interior de las organizaciones respetar los respectivos protocolos tanto por parte del trabajador como del empleador. Pero también el gobierno debe facilitar herramientas porque muy probablemente tocará di-vidir a los trabajadores por turnos y entonces necesitamos tener claridad sobre qué pasará con los recargos, cómo va a ser el uso del transporte masivo, cómo se facilita la llegada del personal a las empresas y el retorno a sus casas”, indicó la dirigente gremial.
Expresó Quintero que esperan que el Gobierno termine de hacer su respectivo análisis porque hay una serie de aspectos que vale la pena revisar.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios