Papa Francisco celebró sin público el Domingo de Ramos

Hoy desde el Vaticano, el Papa Francisco, como el líder católico dio inicio a las celebraciones de una Semana Santa muy atípica para esta ciudad. “El drama que estamos atravesando nos obliga a tomar en serio lo que cuenta, a redescubrir la vida”, sostuvo.
Este celebró la misa del Domingo de Ramos, la cual tuvo lugar en el interior de la Basílica de San Pedro y no en la plaza vaticana, como es habitual, ya que el espacio no tendría fieles como todos los años, debido a la cuarentena obligatoria a la que se han sometido algunos países del mundo por causa de la propagación del coronavirus.

Hizo un especial pedido a los cristianos de “vivir para servir”, en un contexto global del drama de la pandemia.
Normalmente, para estas fechas de Semana Santa, son miles de turistas y peregrinos con palmas y ramas de olivo que llenan por completo una misa al aire libre dirigida por el pontífice, sin embargo, este año los fieles solo pudieron ver a la máxima autoridad religiosa por medio de algunas plataformas digitales mientras este dirigiía la misa y estaba acompañado por unos pocos prelados, monjas y legos invitados, sentados en los primeros bancos y separados para reducir los riesgos de contagio.
El pontífice recalcó que en estos momentos las certezas se desmoronan y las expectativas son traicionadas. “Miren a los verdaderos héroes que salen a la luz en estos días. No son los que tienen fama, dinero y éxito, sino son los que se dan a sí mismos para servir a los demás. Siéntanse llamados a jugaros la vida. No tengáis miedo de gastarla por Dios y por los demás: ¡La ganaréis! Porque la vida es un don que se recibe entregándose. Y porque la alegría más grande es decir, sin condiciones, sí al amor. Como lo hizo Jesús por nosotros”, ha instado.
Francisco pidió a los fieles de todo el mundo que contacten al que sufre, “al que está solo y necesitado”. Invitó a los jóvenes a cultivar la generosidad y la solidaridad. En medio de su intervención también afirmó que oficiará la misa del Jueves y Viernes Santo.
El Papa aseguró en su homilía que es difícil amar sin ser amados y que es aún más difícil servir si no se deja a Dios servir primero, reflexionando sobre la Pasión de Jesús.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: