Colombiano fallecido en Guayaquil era administrador de empresas de UDEA

1185

El barranquillero Jhonny Alberto Escandón Mojica, por quien su hija Laura Escandón clamó ayuda del Gobierno Nacional y que falleció este sábado en la mañana en su casa de Guayaquil, Ecuador, era administrador de empresas de la Universidad del Atlántico, contaba con 59 años de edad y vivió en Barranquilla en el barrio San Felipe donde era muy apreciado.

Escandón Mojica dejó de existir, luego de padecer durante varios días el COVID-19, después que resultara contagiado, al parecer en su negocio de restaurante, que atendía con su esposa en una zona céntrica de la ciudad de Guayaquil.

Rodeado de su familia en el lecho de su hogar y en medio de una conmoción familiar que no logra asimilar esta pesadilla en la que se ha convertido esta pandemia, Jhonny Alberto abandonó este mundo, sin que los servicios de salud del vecino país de Ecuador pudieran prestarle la ayuda adecuada, como un ventilar artificial para que lo ayudara a respirar, pues sus dos pulmones estaba totalmente comprometidos por el virus, tal como lo había manifestado en varias oportunidades por video, su hija, la también barranquillera e ingeniera, Laura Escandón Rodríguez.

Jhonny Alberto había llegado con su familia procedentes de Barranquilla hacía 12 años y con persistencia y lucha permanente, logró acreditar su negocio y con la ayuda de sus 4  hijos, pudieron mantener una vida estable en la segunda ciudad ecuatoriana.

La tragedia tocó a la puerta de su hogar y hoy sus hijos y familiares lamentan la muerte de este administrador de empresas barranquillero, cuyo cuerpo aún permanece en el hogar debido a que el gobierno de Guayaquil ni las entidades encargadas del manejo de cadáveres ni las funerarias, están prestando los servicios.

La familia Escandón Rodríguez aún vive la incertidumbre de qué pasará con el cuerpo de Jhonny Alberto, pues los problemas sanitarios y de salubridad que genera este tipo de situaciones, convierte a cada miembro de esa familia en personas de alta vulnerabilidad.

Ellos continúan haciendo un llamado a la embajada colombiana en Quito para que les facilite algún tipo de ayuda para superar en parte esta tragedia.

Los medios colombianos le han dado gran importancia a la tragedia de esta familia barranquillera en Guayaquil, por lo que sus familias en Barranquilla, esperan que el gobierno de Colombia contribuya a ofrecerle el apoyo que requieren en estos momentos.

#DIARIOLALIBERTAD

 

Comentarios