El Gobierno Nacional expidió el decreto 507 en el marco de la declaratoria de emergencia económica y social. Se trata de un instrumento para hacer más oportuna y eficaz la lucha de este Gobierno contra los delitos de especulación y acaparamiento de alimentos.

El decreto responde a la necesidad de adoptar medidas extraordinarias a garantizar el bienestar de los consumidores más vulnerables, con el fin de evitar que se generen precios significativamente altos para productos de primera necesidad, en comparación con los precios que se ofrecían antes del surgimiento de la situación de emergencia que justificó la declaración del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica.

El Ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, precisó que “El decreto contempla una participación muy activa del Dane para dar información periódica sobre los precios de los bienes básicos y de sus insumos y también plantea una definición del rol de la Superintendencia de Industria y Comercio para supervisión, vigilancia y control en casos atípicos y uso de todos los instrumentos regulatorios que se necesiten para luchar contra estos delitos”.

El documento establecer que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística asumirá la función de hacer seguimiento cada cinco días de los precios de productos de primera necesidad y de los precios de insumos requeridos para la elaboración dichos productos. Así mismo, identificará variaciones significativas y atípicas en precios de los productos en función de su comportamiento histórico.

El Ministro Restrepo agregó que la medida también implica una participación de las gobernaciones y alcaldías en la tarea de apoyo a la Superintendencia de Industria y Comercio pero que los ciudadanos juegan un papel muy importante en el rol de la denuncia a través de los canales que ha dispuesto la Superindustria a través de su plataforma web.

El Dane entregará un reporte semanal a la Superintendencia de Industria y Comercio -SIC- con la identificación de eventuales variaciones significativas y atípicas en precios los productos en función de su comportamiento histórico. En caso presentarse tales circunstancias, la SIC se encargará realizar de inspección, vigilancia y control de oficio.

“Este es entonces un instrumento a través del cual el gobierno se compromete con los ciudadanos de nuestro país para luchar contra esos delitos de especulación y acaparamiento que van en contravía del aprovisionamiento a los alimentos a los productos agropecuarios, también a los medicamentos”, manifestó el Ministro de Comercio.

Alimentos al alza

En un reciente oficio remitido a la secretaría Jurídica de la Presidencia de la República por parte del Director del Dane, Juan Daniel Oviedo, se evidencia una fuerte presión al alza de algunos productos representativos de la canasta familiar básica de los colombianos.

En el caso de Barranquilla, los productos que más han subido de precios de una semana otra son:

Apio, de $1.808 pasó a costar $3.158, con un incremento del 74.67%
Tomate chonto de $1.963 a $3,190 un incremento de 62.51%
Limón común, de $3,416 pasó a $5.925, un aumento del 61.82%
Cebolla cabezona roja $2.015 a $3.181, aumento de 57.87%
Mora de Castilla $3.998 a $6,225, un incremento del 54,58%
Remolacha $1.442 a $2.229, subió 54,58%
Cebolla cabezona blanca, pasó de $1.087 a $1.673, con un aumento del 53,59%.
Zanahoria $1.542 a $2.325, subió 50.78%.

Los consumidores también han visto alzas significativas en los lácteos y huev

Comentarios