Julian Alaphilippe, ciclista francés, no concibe que el tour de Francia pueda disputarse este año “a puerta cerrada” por la epidemia del COVID-19.
El líder de la escuadra Deceuninck-Quick Step, no quiere ni pensar en que eso pueda suceder, pero la ministra francesa de Juvenud y Deporte, Roxana Maracineanu, anunció el pasado miércoles que un Tour “a puerta cerrada”podría realizarse.
“Sería insólito”, expresó Alaphilippe en declaraciones a RMC Sport. “No me lo imagino. El público es parte del Tour de Francia. Imagina el Mundial de fútbol en un estadio vacío”, dijo el ciclista francés, quinto este año en la vuelta gala.
Alaphilippe previene sin embargo, que participaría en cualquier caso. “Si tenemos que hacerlo, lo haremos, pero prefiero imaginar que el virus se irá y que podremos correr con público”, aseguró.
El Tour de Francia, cuyo comenzaría el 27 de junio pues se ha venido disputando ininterrumpidamente todos los años desde la II Guerra Mundial y es, por el momento, el siguiente “gran monumento” del deporte universal obstruido de cancelación por el coronavirus, como ha sucedido ya con el Giro de Italia y las clásicas de primavera.
Es importante decir según medios franceses que la empresa ASO, organizadora del Tour, se ha dado un fecha hasta el 15 de mayo próximo para tomar una decisión definitiva.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: