El presidente de la ANDI, Bruce Mac Master, dijo que si se suspenden pagos de créditos las empresas tendrían $80 billones para subsistir en la crisis y pagar nómina
Conozca los cinco impactos que genera la pandemia en la economía colombiana
Bruce Mac Master, presidente de la Andi, señaló que las acreencias de las empresas con vencimiento a un año suman $80 billones. Recursos que podrían quedarse en las firmas si se suspenden los pagos de créditos en 12 meses, para que así se proteja el empleo formal.
¿Cuál es el panorama actual de las empresas de cara al virus?
Las proyecciones que estamos viendo son inmensamente preocupantes. La demanda final esta golpeada, la producción, el consumo intermedio. Además, está el riesgo de pérdida de empleo que puede terminar siendo el peor golpe social de la historia de la economía colombiana. Las empresas dicen que el problema no es de rentabilidad sino de liquidez.
¿A cuánto ascienden las deudas del sector privado?
El total de créditos $500 billones, de eso, cerca de $80 billones se vence el próximo año. Entonces la pregunta que se plantea es si tiene sentido quitarle a las personas y a las compañías $80 billones para llevarlos nuevamente al sector financiero que luego deberían en condiciones normales, tratar de colocarlos, pero que no lo van a querer hacer en este momento porque el riesgo es muy alto.
Entonces lo que vamos a ver es a mucha gente viendo si puede pagar el crédito, muchos no lo van a poder hacer, y a lo bancos recibiendo esa plata sin tener dónde colocarla.
¿Cuál es el riesgo para el sistema financiero hoy?
Creemos con que el gran riesgo para el sistema financiero hoy en día es la quiebra masiva de compañías. Ya todos hemos aprendido que cuando una compañía se va a quebrar o tiene problemas de caja, el que termina pagando los platos rotos es el sistema financiero. Entonces la idea es mantenerle los flujos de caja a las compañías para que puedan atender la nómina y puedan sobrevivir; y así, en el largo plazo, le puedan pagar al sector financiero.
¿Y quién apoyaría al sector financiero?
Ahí es cuando el Banco de la República adquiere mucho sentido porque tiene la posibilidad de prestar en caso de que se necesite para eventuales necesidades de corto plazo.
Si uno no hace esto lo que va a generar es que todos acudan a la teoría de sálvese quien pueda, que es lo que va a suceder, porque cada vez que haya un vencimiento de crédito todo el mundo va a querer ver cómo logra recuperar su plata.
Pero además, esto tiene que estar acompañado por la Superintendencia Financiera, en el sentido de que no puede haber ningún tipo de castigo, ni de aprovisionamientos obligatorios para el sistema financiero por todo este pedido.
¿Cómo se garantiza que las empresas efectivamente usen ese dinero para nómina?
Uno le puede poner unas reglas a las compañías diciendo que debe haber un orden en sus obligaciones. Como por ejemplo cuando hay quiebras, en la Ley 1116, uno tiene un orden de pago en las acreencias, así podría ser con estas inversiones. Y se puede definir que la primera de todas las prioridades es la mantener la nómina. Además, esto puede hacerse mediante una Ley extraordinaria o un decreto con fuerza de ley.
Ahora, había gente que me decía que hay personas que puede que no necesiten esta herramienta y se acojan. Pero eso no sucedería porque los intereses seguirían corriendo, entonces no le conviene dejar de pagar si puede hacerlo.
Luego hay otros que van a querer tener una reserva y van a pagar por tenerla, y tercero, si efectivamente uno mantiene gente que no necesita esa facilidad dentro del flujo de crédito o de deuda, lo que hace es bajarle el riesgo a la cartera de los bancos. Entre más compañías que no lo necesiten se mantengan o estén dentro de la cartera de los bancos, menor va a ser el riesgo para ellos.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: