La Policía Nacional en el departamento de Atlántico, a través del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica, viene llevando a cabo una actividad denominada; ‘Alimenta a un Amigo de Cuatro Patas’, iniciativa que se generó por la necesidad de proteger a los caninos en condición de vulnerabilidad que habitan en las calles de los diferentes municipios del Atlántico, que por sus condiciones y debido al aislamiento preventivo obligatorio y las recomendaciones de la importancia de que los ciudadanos se queden en casa para mantener los cuidados de la propagación del COVID-19, estos animalitos no cuentan con suministro de alimentos.
En el municipio de Sabanagrande, Santo Tomás y Palmar de Varela, los perros de la calle que no tienen hogar, refugios o albergues que por alguna razón sus dueños los abandonaron a su suerte, viven su propio calvario en cuanto alimentarse se refiere, los que los obliga a buscar entre la basura y desperdicios poder sobrevivir, para poder calmar el hambre y la sed.
Sin embargo, la alegría de estos caninos no se hizo esperar, desde cachorros hasta los más viejos, lograron alimentarse, porque gracias al esfuerzo e iniciativa de uniformados, buscaron una solución, trasladarlos en manada a un sitio de mayor concentración e instalaron un comedor improvisado repartiendo por lo menos 60 libras de concentrado, para así proteger su integridad y poder alimentarlos de manera segura, beneficiando a por lo menos 100 caninos.
Hacemos un llamado a los dueños de estas mascotas para que no abandonen a su suerte y así evitar proliferación y riesgos en su integridad y salud e invitando a que se vinculen a estas campañas, apadrinando a un canino en condición de calle para brindarle su alimentación.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: