El presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, pronunció las siguientes palabras en la cumbre virtual de líderes del Grupo de los Veinte (G-20):
“El Grupo Banco Mundial ha trabajado para poder tomar medidas rápidas y abarcativas para responder a la pandemia de coronavirus. El 17 de marzo, nuestro Directorio Ejecutivo aprobó un paquete de USD 14 000 millones destinado principalmente a enfrentar los efectos sanitarios y sociales inmediatos del brote. Ahora estamos terminando de elaborar un paquete adicional que se centrará en las consecuencias económicas más amplias.
Los objetivos son reducir el tiempo de recuperación, crear condiciones para el crecimiento, apoyar a las pequeñas y medianas empresas, y ayudar a proteger a las personas pobres y vulnerables. Ayer presenté ante nuestro Directorio Ejecutivo un programa con el que se podría brindar un apoyo financiero de hasta USD 160 000 millones en los próximos 15 meses. Mientras hacía esa presentación, la crisis nos tocó muy de cerca, ya que me llegó la noticia de que una ex directora ejecutiva por Estados Unidos, Carole Brookins, acababa de fallecer a causa del coronavirus.
Me preocupan, en especial, los países pobres y densamente poblados, como India, con sistemas de salud frágiles que necesitan un enorme aumento de las inversiones en capital humano, insumos e infraestructura. Estamos trabajando arduamente para ofrecer ayuda a través de nuestros instrumentos destinados a los sectores público y privado.
Contamos con nuevos proyectos relacionados con la COVID-19 en 56 países y alentamos a otros bancos multilaterales de desarrollo (BMD) a cofinanciar aportes complementarios. En 24 países estamos reestructurando proyectos ya existentes para poder destinar fondos a la emergencia sanitaria.
El apoyo del sector privado es fundamental. La Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad del Grupo Banco Mundial que se ocupa del sector privado, ya está trabajando en nuevas inversiones en 300 empresas y en la ampliación de los créditos a clientes para financiamiento del comercio y capital de trabajo.
Con respecto a las propuestas planteadas por algunos miembros, podemos apoyar la que se refiere a proporcionar a la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) fondos adicionales para el desarrollo de vacunas.
La cooperación internacional es fundamental en estos momentos. Hemos trabajado en estrecha colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con la Organización Mundial de la Salud, entre otros organismos, para llevar a cabo evaluaciones de las necesidades de los países clientes. La directora gerente del FMI y yo convocamos en dos oportunidades a las autoridades de los BMD para analizar la respuesta de cada institución, las oportunidades específicas de brindar financiamiento conjunto, las adquisiciones y la reducción de la deuda. Continuaremos impulsando una respuesta internacional tan firme como sea posible.
Por último, deseo destacar la importancia de abordar las vulnerabilidades derivadas de la deuda. Los países pobres con altos niveles de endeudamiento serán los más afectados por esta crisis. Se necesita con urgencia un proceso de alivio de la deuda amplio y equitativo, de modo que los países que reciben financiamiento de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) puedan concentrar sus recursos para luchar contra la pandemia y enfrentar sus consecuencias económicas y sociales.
En la noche del martes, Kristalina Georgieva y yo dimos a conocer un llamado conjunto del FMI y del Banco Mundial para aliviar la deuda de los países clientes de la AIF. Exhortamos a muchos de ustedes y a otros acreedores bilaterales oficiales a suspender de manera inmediata los pagos que adeudan los países clientes de la AIF. Esto daría tiempo para evaluar el impacto de la crisis y las necesidades de financiamiento de cada uno de esos países y para determinar el tipo de alivio de deuda o de reestructuración que se necesita. El Grupo Banco Mundial y el FMI están trabajando con celeridad para elaborar una estrategia que permita aliviar la carga de la deuda de los países más pobres. La presentaremos ante nuestros gobernadores para su ratificación en las Reuniones de Primavera de nuestras organizaciones, que se celebrarán en abril, y agradeceríamos que le brinden un firme apoyo”.

Comenta aquí: