Las largas filas y las pilas de urnas de cenizas que reciben los familiares de los fallecidos en las funerarias de Wuhan están suscitando preguntas sobre la verdadera magnitud de las víctimas del coronavirus en el epicentro del brote, renovando la presión sobre un gobierno chino que lucha por controlar la información.
Las familias de los que sucumbieron al virus en la ciudad central de China, donde la enfermedad surgió por primera vez en diciembre, fueron autorizadas a recoger sus cenizas cremadas en ocho funerarias locales a partir de esta semana. Mientras lo hacían, las fotos circulaban en los medios sociales chinos de miles de urnas siendo transportadas.
Afuera de una funeraria, los camiones enviaron cerca de 2.500 urnas el miércoles y el jueves, según el medio de comunicación chino Caixin. Otra foto publicada por Caixin mostraba 3.500 urnas apiladas en el suelo en su interior. No está claro cuántas de las urnas habían sido llenadas.
Las personas que contestaron el teléfono en seis de las ocho funerarias de Wuhan dijeron que no tenían datos sobre cuántas urnas estaban esperando para ser recogidas, o no estaban autorizados a revelar los números. Las llamadas no fueron contestadas en las otras dos.
Algunas familias dijeron que se habían visto obligadas a esperar varias horas para recoger las cenizas. Las fotos circularon cuando las muertes masivas por el virus se dispararon en ciudades de todo el oeste, incluyendo Milán, Madrid y Nueva York, donde los hospitales estaban levantando tiendas de campaña para manejar el desbordamiento a medida que las infecciones globales se elevaban a más de 500.000, con 24.000 muertos.
Según las cifras del gobierno chino, 2.535 personas en Wuhan han muerto por el virus. El anuncio de que se levantaría el bloqueo que se había puesto en marcha en enero se produjo después de que China dijera que su recuento de nuevos casos había llegado a cero e intensificara el acercamiento diplomático a otros países muy afectados por el virus, enviando algunos de ellos suministros médicos.
Sin embargo, algunos en China se han mostrado escépticos acerca de la exactitud del recuento oficial, en particular debido al abrumador sistema médico de Wuhan, los intentos de las autoridades de encubrir el brote en sus etapas iniciales y las múltiples revisiones de la forma en que se cuentan los casos oficiales. Los residentes en los medios sociales han exigido medidas disciplinarias contra los altos funcionarios de Wuhan.
Muchas de las personas que murieron tenían síntomas de Covid-19, pero no se hicieron las pruebas y fueron excluidas del recuento oficial de casos, dijo Caixin. También hubo pacientes que murieron de otras enfermedades debido a la falta de tratamiento adecuado cuando los hospitales se vieron abrumados al tratar con los que tenían el coronavirus.
Hubo 56.007 cremaciones en Wuhan en el cuarto trimestre de 2019, según datos de la agencia de asuntos civiles de la ciudad. El número de cremaciones fue 1.583 más que en el cuarto trimestre de 2018 y 2.231 más que en el cuarto trimestre de 2017.
Restricciones de duelo
Las familias de los fallecidos no podrán despedirse de sus seres queridos todavía. El gobierno de Wuhan emitió una declaración prohibiendo a los individuos de la ciudad las actividades de limpieza de tumbas hasta el 30 de abril, lo que significa que no podrán observar el tradicional 4 de abril del Festival Ching Ming, o fiesta de limpieza de tumbas. Otras provincias, incluyendo Guangxi y Zhejiang, también han anunciado restricciones similares.
Dos lugareños de Wuhan que han perdido familiares por el virus dijeron en línea que se les informó que tenían que ir acompañados por sus empleadores o por funcionarios de los comités de vecindario cuando recogieran las urnas, probablemente como medida contra las reuniones públicas.
“El gobierno del distrito me dijo que esperara hasta nuevo aviso sobre cuándo puedo recoger las cenizas de mi padre”, un residente de Wuhan que usa el nombre “Xue Zai Shou Zhong”, que significa “nieve en mano”, publicado en Weibo. “Hay un arreglo escalonado para la recogida de las cenizas”.
Otra usuaria de Weibo que usa el alias Adagier dijo que perdió a su esposo por el coronavirus y desde entonces la policía se puso en contacto con ella advirtiéndole que no fuera demasiado emocional – y que dejara de publicar en línea.
“Sólo tengo una demanda”, escribió. “Quiero darle a mi esposo un entierro apropiado lo antes posible”./israelnoticias.com
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: