Herodes modelo 2020

311

El Coronavirus logrará lo que no pudieron miles de debates de la oposición en el congreso, protestas, encendidos debates de Gustavo Petro, Jorge Robledo, Aida Abella y toda la oposición, la academia, prestigiosos analistas y columnistas, el feliz epílogo de esta apocalíptica tragedia, necesariamente será en entierro de pobre que tiene que recibir la Ley 100, ojalá en fosa común.
Por: Alvaro Navas P.
Cuenta la Biblia que ante la amenaza política del nacimiento de un niño ungido como el Rey de los judíos, conocido como Jesús, ordenó el Rey Herodes decapitar a todos los recién nacidos, en la creencia de que alguno de ellos tendría que ser Jesús, pero su criminal intento fracasó. El Rey Herodes de hoy no busca niños, busca desesperadamente ancianos para eliminarlos, para “salvar la economía”, forma eufemística de maquillar el verdadero propósito, que no es otro que salvar los fondos pensionales del colapso, de lo que los octogenarios no son culpables, sino un egoísta y avaro sistema neoliberal que no promueve el empleo formal de jóvenes que aporten en la base, ni tampoco impulsa una economía productiva industrial y agrícola, sino que opta por una fácil economía extractivista que extrae los recursos no renovables y los entrega a multinacionales extranjeras en forma desventajosa a cambio de ridículas regalías, y lo peor, para que de manera perversa e impune arrasen con nuestros recursos hídricos, ictiológicos y medioambientales, con el agravante de que no genera empleo, y aun creyendo que en su mágica y etérea economía naranja, son los conciertos de Maluma, Poncho Zuleta, Silvestre Dangond o los ChocQuibTown los que van a subir nuestro PIB:
Afortunadamente las figuras más visibles de esa economía que quieren salvar, han tenido la sinceridad y cinismo a la vez, de revelar sus maquiavélicas intenciones, empezando por la Directora del FMI Fondo Monetario Internacional, la francesa Christine Lagarde, en cuyo país ya van más de 3.000 muertos por el Coronavirus, cuando dijo hace un par de años: “Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global, tenemos que hacer algo, y YA!”, y lo están haciendo porque solo entre Italia, España y Francia van casi 20.000 muertos en su mayoría ancianos; hace un par de días Dan Patrick, Vice Gobernador de Texas, Estados Unidos dijo: “Los abuelos deberían sacrificarse y dejarse morir para salvar la economía y no paralizar el país”. Y el presidente Trump hasta hace dos días se negaba a decretar la cuarentena total, y esperaba el 6 de abril celebrar ruidosamente la Pascua, batiendo la campana de Wall Street, para arrancar nuevamente la alocada carrera del mercado, del sálvese quien pueda, que una gripa no va a paralizar al país más poderoso de la tierra, mas hoy ante los tozudos hechos de 150.000 contagios y cerca de 3.000 muertos en el país del norte, debió prorrogar la cuarentena hasta el 30 de abril, de lo cual estamos muy pendientes, pues en ese gran país muchos tenemos hijos y nietos a los que queremos mucho.
El Rey Herodes de Colombia inició su siniestra tarea el 1 de abril de 1.994, fecha en que entra en vigencia la fatídica Ley 100 a través de la cual la salud y la pensión para el retiro, fueron entregadas a empresarios particulares, que decidieron que esos dos elementos básicos en la vida del ser humano, ya no son un derecho, sino una cosa, un artículo, un producto que se puede comprar y vender, que ante todo debe generarle utilidades al empresario que las comercie, lo que podríamos definir como una masacre constitucional y jurídica, pues su salud apreciado lector, ya no es un derecho, sino algo que el estado le entregó a unos comerciantes, ni siquiera médicos, a los que usted debe pagarle, pero ese mismo estado no le exige a ese comerciante que cumpla. La ley 100 lo que ha creado es una cadena de intermediarios, entre los que se diluyen los fondos que provee el estado, que ralentiza hasta bloquear el pago a los más críticos servicios de la cadena como son los hospitales públicos, los laboratorios, los especialistas, quedando ese dinero en las arcas de las EPS, que lo utilizan para cualquier otra cosa menos para la salud, verdad mister Carlos Palacino, ex director de la difunta Saludcoop?
@alvaronavaspere
@UtopiaCaribe

Comentarios