Comercializando tapaboca popular a tres mil pesos

132

El tapabocas es un dispositivo diseñado para proteger al usuario de la inhalación del aire contaminado, del polvo y microorganismos transportado por las brisas. Se utiliza para evitar la expansión de infecciones y epidemias, es recomendable hacer uso de este insumo para prevenir la entrada de bacilos y microbios a nuestro cuerpo, así mismo le es de gran utilidad a la sociedad para evitar que gente infectada con el virus al usarlo lo multiplique exponencialmente. Existen tres tipos de tapabocas: El de filtro de tela, el de filtro antibacteriano y la de alta eficiencia, esta ultima conocida como N95 que es una barrera de mayor tamaño. De acuerdo con el Invima en el país existen 53 registros sanitarios para la comercialización de estos elementos, de los cuales 45 son importados y 8 nacionales. La pandemia del coronavirus y el beneficio que ofrece el filtro de tela sobre la nariz y la boca en el ser humano, ha generado que la demanda supere en creces a la oferta de tapabocas, induciendo a que comerciantes inmorales se aprovechen de las circunstancias como la que estamos viviendo, para sacar altas ganancias en su comercialización, la realidad es que estamos en una guerra contra la pandemia y estos inescrupulosos personajes están sacando un provecho económico enorme, es una infamia lo que estos sujetos están realizando con el pueblo atemorizado, especulando con los precios, aumentándolos hasta cuatro veces su valor comercial, las autoridades deben hacerle seguimiento a los distribuidores, mayoristas y detallistas oportunistas irrigados por todo el país, para que no continúen abusando del pánico del pueblo, deberían penalizarlos e incautarles sus inventarios y que las mismas autoridades la distribuyan sin costo alguno a las personas y niños a través de la Cruz Roja.
La actitud de estos comerciantes legalmente constituidos, en pleno estado de Emergencia Económica, se convierte en un delito. Es inaudito que en un país que exportaba estos insumos, tengamos ahora que conformarnos con un “No hay”, soportando abusos de estos acaparadores. De hecho en las redes sociales se está plasmando denuncias de los ciudadanos por la supuesta escasez, ¡Que comercio tan desconsiderado con un pueblo indefenso atacado por un virus mortal! En razón a la afirmación que hizo el Secretario Distrital de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, diciendo que los fabricantes se han visto afectados porque no se consigue materia prima la cual depende de las importaciones, y actualmente es muy costoso comprar al exterior con un dólar que supera los cuatro mil pesos, sería bueno que el Gobierno Nacional tome ya las medidas necesarias y suficientes para abastecer a la población nacional. Es una realidad, este dispositivo médico no lo hay, y cuidado con el alcohol también está desapareciendo en el comercio. Lo que le solicitamos al Gobierno es que por favor ejerza autoridad para la producción y comercialización de por lo menos el filtro de tela, proponemos, “Que el gobierno a través del Ministerio del Interior y Salud, organice unas cuotas de producción al sector textilero para que sean estos los responsables de confeccionar millones de tapabocas y así distribuirlos a través de instituciones oficiales a la población, sin costo alguno. Ojalá que esta sugerencia, u otra mejor, se ejecute y que no quede en el aire. Hay que reconocer el esfuerzo que está realizando el Gobierno, de hecho ha dispuesto recursos para el sistema de salud casi seis billones de pesos, que permita facilitar equipos médicos para ponerlo a disposición de hospitales y clínicas, ojalá que controlen la canalización efectiva de estos rubros y no se desvíen por los caminos corruptos a que estamos acostumbrados a observar con las manos atadas los colombianos. Que Dios nos bendiga y le dé sabiduría a las autoridades cuerpo médico y científico para prevenir eficazmente la pandemia.

Comentarios