Trabajadores sindicalizados de Uniautónoma rechazan nuevos estatutos por regresivos y lesivos

310
Universidad Autónoma del Caribe.

*Aseguran también que el Ministerio de Educación Nacional incumplió los acuerdos a los cuales habían llegado en el 2018.

La organización sindical de la Universidad Autónoma del Caribe, agremiada en SINTRAUAC, denunció ante la opinión pública que la reforma estatutaria de la Universidad Autónoma del Caribe que modifica en su totalidad el estatuto orgánico anterior, se realizó a espaldas de la comunidad académica y universitaria, pero lo más grave, según advierten, apoyado por el Ministerio de Educación Nacional, MEN.

Agregan a través de un comunicado, que lo aprobado y rubricado por el MEN, fue contrario a lo que había quedado sentado en el ‘acta de acuerdo del 8 de marzo de 2018, firmado por la Universidad, representada para entonces por Víctor Armenta Del Gordo y los miembros de la Sala General de ese momento; el sindicato SINTRAUAC; la Asociación de Egresados y de Padres de Familia de la Universidad Autónoma del Caribe; y como garantes los Ministerios de Educación, Trabajo y la Personería.

Este es el comunicado de la denuncia:

La organización sindical de la Universidad Autónoma del Caribe -SINTRAUAC y la Central
Unitaria de Trabajadores -CUT-, denuncian ante las comunidades circundantes, los
defensores de Derechos Humanos, Movimiento obrero, Órganos de control, Fuerzas vivas
de Colombia y toda la opinión pública en general que la reforma estatutaria de la
Universidad Autónoma del Caribe que modifica en su totalidad el estatuto orgánico anterior
y que fue avalada por el Ministerio de Educación Nacional según resolución 004080, se
realizó a espaldas de la comunidad Universitaria y sin el consenso de ella; contrario a lo que había quedado establecido en el “Acta de acuerdo del 8 de marzo de 2018”, firmado por la Universidad, representada en ese entonces por el Rector Víctor Armenta del gordo; los miembros de la sala general de ese momento, el sindicato SINTRAUAC, la Asociación de
Egresados y de Padres de Familia de la Universidad Autónoma del Caribe y como garantes
el Ministerio de Educación Nacional, El Ministerio del Trabajo y la personería. Como prueba
contundente se anexa copia de dicha acta al final de esta denuncia.
Rechazamos rotundamente los nuevos estatutos que buscan implementar una política
regresiva al interior del Alma Mater; determinando un Consejo Superior como el máximo
órgano de gobierno, con la facultad de tomar decisiones sobre el destino de la institución y
por ende de sus trabajadores, quienes han pagado el precio por defender la Universidad de
manos de las mafias politiqueras y de la burocracia. Son los trabajadores y estudiantes
quienes en momentos de crisis tuvieron en vilo su futuro y el de sus familias por cuenta de
las malas decisiones y continuos robos al interior de la Universidad Autónoma del Caribe.
Este nuevo estatuto que contiene el órgano de gobierno llamado Consejo Superior,
integrado en su mayoría por personas externas que no sienten ni viven la Universidad y en
sus minorías por una representación estudiantil, un docente y un decano. Es un desacierto
terrible para la historia de la Universidad que necesita una democracia libre de sesgos para
enrumbar el Alma Mater a puerto seguro. Esta institución debe estar guiada por personas
de nuestra propia comunidad académica, representada mayoritariamente por dolientes, de
manera democrática con participación de profesores, estudiantes, egresados y empleados
administrativos etc.
Según los anteriores hechos, esta organización sindical tiene los siguientes interrogantes:
¿Si la actual Sala General acaba de ser nombrada por el MEN, quien hizo los Estatutos?
¿Estos nuevos estatutos los conocieron los miembros del Consejo Directivo?
¿Por qué los miembros de la Sala General Víctor Armenta y Gustavo Rodríguez, quienes,
siendo miembros de la comunidad académica, no denunciaron tal situación funesta para el
Alma Mater?
¿Estuvieron Víctor Armenta y Gustavo Rodríguez de acuerdo con tal adefesio, traicionando
a la comunidad académica de la Universidad Autónoma del Caribe de la cual forman parte?
¿Qué intereses ocultos tienen Víctor Armenta y Gustavo Rodríguez al dejar que la
Universidad Autónoma del Caribe quedara bajo el control de extraños y no de
representantes de nuestra comunidad académica?
¿Por qué si Víctor Armenta siendo Rector y habiendo firmado el Acta de acuerdo del 8 de
marzo de 2018 con el Ministerio de Educación Nacional y cuyo objetivo era fortalecer la
participación de la comunidad académica en los órganos de gobierno no denunció este
nuevo estatuto?
Cuestionamos a quienes actualmente dicen representarnos como comunidad en el máximo
órgano de gobierno de la universidad, por su acción y omisión, perjudicándonos y
demostrando que no son nuestros dignos representantes.
Vuelve y juega el Ministerio de Educación avala unos estatutos posesionando otros
intereses que no son los académicos, como ocurrió en el pasado dejando la puerta abierta
para que se robarán la Universidad. Los nuevos miembros del órgano de gobierno
nombrados por el MEN y el Ministerio de Educación fraguaron la jugada del “yo con yo”,
entrando en terrenos vedados, violando la autonomía universitaria y valiéndose de argucias
jurídicas, entregaron la universidad al peor postor. Este Ministerio que ha actuado de forma
negligente y perversa en el pasado y ahora en el presente, evidencia a través de su actuar
el favorecimiento de sus intereses oportunistas, disfrazando la búsqueda de la democracia,
dejando en minoría a sus dolientes frente al juego de intereses espurios quedando incluso
facultados para liquidar la institución como lo expresa el capítulo décimo séptimo en sus
artículos 55 y 56 del nuevo estatuto.
Los nuevos miembros nombrados por el MEN no conocen, ni han vivido en carne propia las
vicisitudes de los trabajadores y de la Universidad; a ellos les recordamos con vehemencia
que existe una Organización Sindical dispuesta a defender los derechos laborales y
convencionales; y de igual manera actuaremos por las vías que sean necesarias para
rechazar no solo los nuevos estatutos, sino cualquier disposición en contravía al bienestar
colectivo del Alma Mater.
En concordancia con las luchas históricas que SINTRAUAC ha dado, mantenemos una
posición férrea frente al primer derecho que es la vida y con ellos nuestro trabajo y la
institución. Si no tenemos una vida digna pierden sentido los demás derechos y conquistas,
por lo que nos disponemos a defenderla como históricamente lo hemos hecho.
“pero cuando el pueblo se decida luchar hasta el fin, no habrá ninguna potencia que
pueda ser superior a la potencia de ese pueblo”.

Acta de Acuerdos

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios