La Policía Nacional en el departamento del atlántico, viene liderando trabajando desde que se inició el aislamiento obligatorio en todo el país, entregando  elementos esenciales para evitar el contagio y propagación del COVID-19.

Con jornadas de hasta 10 horas y con la ayuda de modistas, los uniformados salen a las calles a entregar a los habitantes de los diferentes municipios del departamento.

Con estos elementos y mediante perifoneos amenizan campañas para que a su vez las personas no salgan y se queden en sus casas.

En cinco días de trabajo, muchas personas entre niños y ancianos, hombres y mujeres, se han visto beneficiados con estos productos que han ayudado a mitigar la necesidad de por lo menos tener uno para su uso personal sin necesidad de ir a comprarlos, debido a la escasez y ausencia de este elemento de protección.

La idea nace de observar a muchos ciudadanos que por su falta de recursos le es imposible adquirir estos implementos de aseo preventivo recomendado por los organismos de salud a nivel mundial.

Hasta el momento se han distribuido aproximadamente unos 5.000 tapabocas, no solo a la ciudadanía, sino también a los uniformados que antes de cada labor realizan un protocolo de bioseguridad.

Las autoridades de salud recomiendan que se debe usar tapabocas si se tiene tos o estornudos, pero se debe combinar con un buen lavado de manos

La boca y la nariz deben cubrirse y evitar tocar constantemente el tapabocas mientras lo usa y, si lo hace, debe lavarse las manos con desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios