Preocupante la situación que se viene presentando en Santa Marta, donde personal médico que labora en las entidades de la salud, se ven agredidos, desplazados, relegados por una sociedad que muestra su lado irracional sin contemplación alguna hacia quienes ponen todo su empeño, haciéndole frente a una amenaza que pone en riesgo, la vida misma de quienes hoy los marginan.

Este escenario no es distinto para el resto del país, donde preocupados y tristes por la situación en la cual está sumergido el personal de la salud a nivel local, departamental y nacional, se ven desplazados no solo por la sociedad, sino incluso, dentro de los mismos centros asistenciales de salud por personal administrativo, cafetería, en pasillos y demás.

Al Diario La Libertad han llegado reportes de personal que trabajan en el ramo de la salud, para el caso de Santa Marta, la situación es bastante desalentadora, pues ni el mismo distrito ha vuelto su atención frente a la situación que atraviesa el cuerpo médico en general, pasando por auxiliares clínicos, enfermeras, jefes, paramédicos, bacteriólogos, médicos y especialistas entre otros, quienes deben soportar la indiferencia y desplazamiento del que son blanco por llevar a cabalidad el compromiso de salvar vidas. Igual situación se presenta en el Santander, donde incluso han sido apedreados y hasta apuñaleados por llevar y portar el uniforme.

La situación es totalmente injusta, más aún a sabiendas que este personal está dispuestos a dar la vida para proteger a los demás y no es lógico que en este momento estemos sometidos y dormirnos frente al riesgo del coronavirus, un virus que tiene una alta incidencia, alta virulencia y alta posibilidad contaminación, sino que ahora les toca andar escondiéndose como si fueran delincuentes o lo peor de la sociedad.

Desafortunadamente, la misma sociedad los está agrediendo, incluso es común que médicos escuchen de su personal que labora en las UCI (unidad de Cuidados Intensivos), que no le están vendiendo alimentos, les están negando la venta de insumos básicos para supervivencia.

“Definitivamente es algo irracional esto no tiene razón de ser”, expresó el médico samario.

El Gobierno nacional urgentemente debe tomar medidas al respecto y transmitir el mensaje a la sociedad, aclarándoles que el personal médico lo único que está haciendo es protegerlos y que cuando circulan por las calles, lo hacen porque también hacen parte de la sociedad colombiana y si en algún momento salen con sus uniformes, es porque no son contaminantes y antes han sido a procesos de esterilización, gracias a los protocolos estandarizados que mantienen en las instituciones a nivel nacional.

En este sentido se debe saber que acorde a protocolos, quien se considere contaminado, se le hace el aislamiento en zonas especiales, sean casas adjuntas, en su mismo hogar u hoteles, en este último, se ve un compromiso del sector hotelero para con el cuerpo médico, quienes están ofreciendo al personal de salud su apoyo, tal como se acordó con el Gobernador del Magdalena, quien si ha estado muy de cerca a esta situación.

Barranquilla no ha sido tampoco la excepción y peor aún, en un punto del supermercado ARA calle 30 (pasando la base aérea), donde el médico Jhon Alexander de Armas Pérez intento ingresar para comprar algo de tomar y proseguir a su lugar de trabajo a retomar su turno como médico, fue devuelto y sólo pudo hacerlo cuando se cambió el uniforme, algo indignante.

Me paso en tiendas ARA.

Posted by Jhon Alexander De Armas Perez on Saturday, March 28, 2020

En la actualidad, el cuerpo médico de hospitales, clínicas y todo aquellos relacionados con la salud, se ven sometidos a la virulencia de este germen, como para que ahora la gente que no tiene conciencia, quizás por el pánico tengan este comportamiento absurdo con quienes trabajan en el ramo de la salud, los cuales son quienes deberían estar más temerosos, pues son ellos que ponen el pecho a sus pacientes.

En este momento del 14% a nivel mundial del personal que está haciendo contaminado y que se está muriendo, corresponde al personal de salud, de manera que nada justifica el accionar de la comunidad y su discriminación para con quienes arriesgan sus vidas por la de los enfermos.

El llamado a la comunidad, a concientizarse y de manera grata, rendir un mejor trato a estos verdaderos héroes que en medio de una pandemia mundial, lucha por nuestro bienestar.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios