El drama de la mujer con Covid-19 en Bucaramanga

678

La mujer había llegado procedente de España y se aisló en un hotel de la ciudad, en cumplimiento a las medidas dictadas por el presidente de Iván Duque, la santandereana que arribó desde Madrid el pasado viernes 13 de marzo, decidió aislarse en un hotel en Bucaramanga, debido a que su casa se encontraba bajo remodelaciones, y hospedarse en el hogar de sus padres era poco seguro, ya que estos tienen más de 70 años.

La mujer, muy a pesar de haber superado los controles de seguridad de los aeropuertos, y por el hecho de estar asintomática, el domingo 15 de marzo comenzó a sentirse enferma, y alertó a los administrativos del hotel, a su EPS y medicina prepagada, quienes ese mismo día le realizaron la prueba para detectar el coronavirus. Los resultados llegaron el miércoles 18, con un positivo para el COVID-19.

Según el abogado Monsalve, dijo; “Ella recibió una notificación vía correo electrónico por parte del Instituto Nacional de Salud, de que su prueba había sido positiva, la noticia se expandió y el hotel tomó medidas extremas que atentan contra su dignidad humana”. tambien añadió que se ordenó que un funcionario del hotel retirara el control del aire acondicionado de su habitación.

“el hotel argumentó que el aire acondicionado central está conectado al de su habitación y esto podría causar el contagio a los empleados del hotel y demás huéspedes”.

“Además, dijeron que por supuestas indicaciones de las entidades de salud, no volverían a hacerle aseo a su habitación, ni a prestarle el servicio de lavado de su ropa. La comida se la empezaron a dejar en la puerta con medidas de protección, y se prohibió la entrada de cualquier persona a su recinto” agregó el abogado.

La defensa de la mujer argumenta que vía telefónica desde la recepción, se comenzó a generar presión para que abandonara el hotel, ya que muchos huéspedes se estaba yendo al tener conocimiento de la situación de esta paciente, lo que le causó una crisis emocional. “El día 19 de marzo presentamos una acción de tutela, donde se solicitaron 2 cosas esenciales: que las EPS prestaran los servicios de salud, ya que desde que se le realizó la prueba no volvieron a atenderla, y que el hotel le reestableciera los servicios de su dignidad humana.” afirmó Luis Carlos Meneses.

Según el abogado, el viernes 20 de marzo, la tutela fue admitida por el juez, quien ordenó como medida cautelar que le fueran restablecidos los servicios del hotel y que tuviera atención médica.

“La familia de la afectada decidió comprar un aire acondicionado portátil, en vista de que no se le prestaba el servicio en el hotel, pero al llevarlo, no quisieron instalarlo y se lo dejaron en la puerta de la habitación. A raíz de la tutela, se ordenó que un técnico instalara el aire acondicionado, y que una médica la visitara para valorar su estado de salud”, dijo Meneses.

“La médica tuvo que buscar ella misma los equipos sanitarios pertinentes, ya que desde la EPS, la enviaron sin algún equipo de prevención.”, agregó.

La profesional de la salud que visitó a la mujer en aislamiento, consignó en la historia clínica, que era esencial la prestación del servicio de limpieza tanto a la habitación como a sus prendas, ya que sin esto, era poco probable que la mujer muestre mejoría, además, agregó que según las órdenes de la Organización Mundial de la Salud, se le debían realizar pruebas de control cada 2 o 4 días.

“El sábado 21 de marzo el hotel dijo que al día siguiente se le realizaría la limpieza adecuada a su lugar de aislamiento, pero llegó el lunes y el gerente le informó a la paciente que no sería posible realizar tal limpieza pues ningún funcionario del hotel accedía a hacerlo. En vista de esto, nuevamente intervenimos y se le notificó al hotel que tendría que contratar un servicio de limpieza hospitalario, pero aún no sucede nada.” afirmó el abogado.

Ayer se interpuso una orden de desacato la cual fue aprobada por el juez. La paciente, sus familiares y abogado, están a la espera de que el hotel acate las órdenes de la autoridad.

“Van 6 días sin que se preste servicio de limpieza alguno por parte del hotel, La Secretaría de Salud Municipal visitó las instalaciones del hotel e hizo algunas recomendaciones, a raíz de esto, lo único que han acatado es la orden de aire acondicionado y fue únicamente porque la paciente lo compró de sus propios recursos. La Secretaría también insistió en el tema de la limpieza de su hábitat.” agregó el abogado de la mujer.

La recomendación de la Secretaría de Salud y la médica que lleva el caso de la paciente, es que bajo ninguna circunstancia se movilice del hotel, ya que pondría en riesgo a toda la comunidad.

El estado de salud de la paciente es estable, “duerme mucho y está decaída, la única forma de que se muestre mejoría es que se adecuen las condiciones de su aislamiento” concluyó Luis Carlos Meneses.

“Duramos dos días peleando con el hotel para que permitieran instalarle aire condicionado y aunque la familia ha querido sacarla, ella se mantiene en el lugar hasta que le indiquen que ya está bien”

La mujer se realizará la segunda prueba para el control del virus el fin de semana.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios