En horas de la mañana de este jueves, la W entrevistó a Clíver Alcalá vía telefonica desde su lugar de residencia en Barranquilla.

El mayor general (r) del ejército venezolano dijo que las armas capturadas recientemente en la vía Barranquilla – Santa Marta eran para una operación en contra de Nicolás Maduro.

Clíver Alcalá fue mayor general del ejército venezolano, pero se retiró en 2012 cuando murió Hugo Chávez debido a diferencias con la administración de Nicolás Maduro.

Las armas eran para alias Pantera, de quien comentó que es un oficial bajo su mando comprometido con la liberación de Venezuela.

Clíver Alcalá, manifestó en entrevista a la W, que se encuentra domiciliado en Barranquilla, Colombia desde hace dos año, además manifestó que las autoridades colombianas saben la dirección de su domicilio y mantiene comunicación con las mismas.

“Mi motivo en este momento, mi vida corre peligro y no estoy huyendo, estoy en mi casa en Barranquilla y las autoridades conocen mi dirección y han estado hablando conmigo en las últimas horas”

Además manifestó que no tiene temor alguno de ser capturado porque no debe nada a nadie y no está huyendo de nada,  que existe un acuerdo confidencial firmado con relación a las armas.

“No le debo nada a nadie, le debo el fracaso a mi país. Estoy en territorio colombiano desde hace dos años, le agradezco al pueblo colombiano la relaciones que tuvimos”, manifestó en su entrevista.

Sobre la lista de búsqueda de Estados Unidos especificó que “es un fiscal que está generando la acción y presumo que no conocer el acuerdo confidencial que tenemos”.

Guaidó firmó un contrato sobre las armas que llevaría?

“No sólo Guaidó, sino también J.J. Rendón, el Diputado Vergara, el acesoer norteamericano entre otros”.

“Para mí es una patraña que me estén acusando de algo que no he hecho. Todos saben bien quién es el responsable. Yo no puedo revelar los detalles de la operación, acá nos enteramos como el régimen de Venezuela tenía relación con el narcotráfico”, agregó.

Ninguna autoridad colombiana conocía de la operación que veníamos preparando contra Venezuela. Ni el presidente Iván Duque ni las Fuerzas Militares. Ellos solo se enteraron hasta hace 48 horas”.

El armamento

Según Jorge Rodríguez en las redes sociales se venía hablando del día 23 de marzo, como el indicado para que ocurriera algo, “empezaron con una campaña sobre el día más oscuro del año, porque es de luna nueva y cosas pueden pasar en Venezuela”, que según el ministro eran “asesinatos selectivos, magnicidio, intentos de colocación de aparatos explosivos para generar zozobra contra la población”.

Señaló como líder militar de esa acción al mayor general retirado (Ej) Cliver Alcalá Cordones, de quien dijo que tenía organizado tres campamentos con grupos de personas, quienes estarían recibiendo entrenamiento y cuyo objetivo era asesinar a Nicolás Maduro y a Diosdado Cabello.

En una amplia pizarra, de la que cruzaba líneas entre pequeñas figuras, mencionó a Ruso, alias Pico, como entrenador de mercenarios en Colombia. También aseguró que Alcalá Cordones “se comunica” con la doctora Ortega Díaz, con su pareja el diputado Ferrer, de quien recalcó varias veces que “es un borracho” y del diputado Alemán. Dijo también que un individuo que sería clave para recibir las armas, alias Pantera, había sido escolta del ex ministro de comunicación Andrés Izarra.

El arsenal fue decomisado por la Policía en la vía Ciénaga-Barranquilla, en el kilómetro 50+600, y según el diario El Tiempo de Colombia “iba a manos de una estructura criminal que opera en las faldas de la Sierra Nevada de Santa Marta”.

Al requisar la camioneta encuentran “26 fusiles de asalto sin marca ni serie, calibre 556, de fabricación americana, AR-15, junto a otros elementos de guerra”, entre ellos “36 culatines para fusil, 28 visores nocturnos de dos ojos, 9 visores nocturnos de un ojo sin marca, 8 silenciadores de fusil y 21 unidades de mira para fusil marca Sigsauer. También 24 unidades de mira para fusil marca Sparg, 4 binoculares nocturnos, 30 miras láser de un punto, 21 designadores lacericos, 2 radios de comunicaciones marca Motorola, 43 baterías marca Motorola con su respectivo click, 15 cascos militares tácticos y 3 chalecos antibalas”.

El conductor, Jorge Alberto Morales Duque, oriundo del municipio de Ciénaga, fue detenido y le dijo a las autoridades que él recibió las armas en Barranquilla y debía transportarlas hasta Riohacha, donde las entregaría a alias Pantera.

“JJ Rendón es el estratega político de Juan Guaidó”, dijo.

Recuento de incautación de armas

¿Responsable?

Según el ministro Jorge Rodríguez, el conductor habría dicho “que una señora de apellido Álvarez le dio las armas para llevarlas a Ríohacha para luego cruzar la frontera en Paraguachón”. Rodríguez señaló que en los campamentos de Maicao, Barranquilla y Santa Marta se realizaban entrenamientos para los ataques, y que existían planes para posicionar bombas en varias áreas del país.

Aunque Jorge Rodríguez fue insistente en señalar al presidente de Colombia, como responsable de esas armas, el ministro no supo explicar cómo es que, si él adquirió el armamento, fue la policía a su cargo quien lo incautó. Le habría bastado a Duque sencillamente haber ordenado el envío de armas, incluso protegidas hasta Ríohacha que está en la frontera con Colombia.

Los militares

Aunque el señalado como jefe militar sea Alcalá Cordones, también fueron mencionados otros militares. Ellos son: Rubén Darío Fernández Figuera, alias Búho, quien estaba infiltrado en uno de los grupos de militares en Colombia y quien fue presentado en un video, con tapabocas, relatando la presencia de un supuesto norteamericano, que él no supo precisar quién era ni de qué país exactamente, en una reunión con alias Pantera en Ríohacha. De Fernández, dijo Rodríguez, que había sido capturado, pero hace días se supo que él se entregó a los cuerpos de inteligencia ofreciendo el testimonio que fue grabado.

El mencionado alias Pantera sería Robert Colina Ibarra. Dijo el ministro que las armas estaban destinadas para ser usadas por: el mayor (GNB) Juvenal Sequea Torres, Félix Adonai Mata Sanguinetti; José Manuel Ramos López, alias “Loco-loco”; y Robert Colina, de quienes dijo encabezaban los grupos de ataque.

Mata Sanguinetti es un militar del grupo de paracaidistas quien desertó de la Fuerza Armada. Él “tiene un subalterno, denominado José Manuel Ramos López, alias Loco-loco” Mayor Juvenal Sequea Torres, promoción Batalla El Juncal, y era el Comandante del Destacamento de los Comandos Rurales Nr. 519 Morichal del Comando de Zona 51 de la Guardia Nacional en el estado Monagas.

También otros dos hermanos del mayor Sequea Torres, llamados Antonio José, capitán de la GNB, quien para el 30 de abril 2019 estaba adscrito al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). El otro hermano es el mayor Juven José Sequea Torres, promoción Batalla El Juncal, quien para el 30A era desde el comandante del Destacamento de Seguridad Urbana Tazón del Comando de Zona 43 de la Guardia Nacional en el Distrito Capital.

Igualmente denunció la existencia de tres campamentos en Colombia donde tres norteamericanos, con los alias “el agente Jordan, el agente Luke y el agente Aro”, son los encargados de entrenar a los hombres que supuestamente van por la cabeza de Maduro y Diosdado.

Aseguró Rodríguez que “el valor de estas armas es de 500 mil dólares. Con eso se pudo haber comprado 2 millones de mascarillas, pero Duque prefiere dárselo a Clíver Alcalá Cordones”.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios