Unidos contra el Coronavirus

91

Ahora lo que más necesitamos es el liderazgo del presidente Duque y el trabajo coordinado con todas las autoridades departamentales, distritales y municipales de las regiones de Colombia, para lo que exigen las circunstancias.
Ya no hay cabida para las vanidades ni de demostrar quién es más capaz que el otro; en estos momentos lo que menos necesitamos es que los mandatarios locales y el Presidente traten de justificar quién toma las medidas ‘políticamente más correctas, lo que necesitamos es unidad, seriedad y coherencia, simplemente porque lo que nos está pasando no es “mamadera de gallo”.
En medio de esta emergencia, sin precedentes en Colombia y el mundo, lo que menos podemos hacer es dedicarnos a proponer demasiadas propuestas sin medir consecuencia, solo para poner en práctica afanes populistas.
Esta crisis nos llegó y nos tomó a todos por sorpresa, todavía es difícil saber a dónde vamos a parar, por eso en estos momentos, resulta demasiado populista escuchar a algunos políticos proponiendo lo divino y lo humano.
Se necesita estar sentado en la sala de crisis de la Casa de Nariño para entender cómo se evalúan los momentos complejos y cómo se estudian cada una de las medidas que se adoptan. Es muy fácil desde la tribuna pública y política hacer propuestas para quedar bien ante la opinión.
Las grandes amenazas a la supervivencia de la humanidad no son nada nuevo, sin duda la pandemia que estamos viviendo es excepcional desde la perspectiva de lo que nos ha correspondido vivir, pero no es la primera ocasión que la especie humana enfrenta el desafío de sobrevivir en medio de tragedias tan duras.
A medida que avanza la epidemia, los países anuncian restricciones cada vez mayores, como el cierre de todos los lugares de trabajo, la prohibición de conferencias, seminarios, conciertos y todo evento que congregue gente.
La progresión galopante del coronavirus hace realmente imposible analizar la situación con cabeza fría; lo que parece claro hasta ahora es que no existe un esfuerzo coordinado de los países y mientras las economías se ven paralizadas, el mundo financiero entra en pánico y la recesión amenaza a todos, la tendencia dominante es que cada uno se defienda como pueda.
Este nuevo brote es un momento histórico, emotivo y grave; el miedo y la ansiedad son elevados y abundan las especulaciones.
Hay que estar muy atentos, ser considerados, practicar el buen juicio y guardar la esperanza de que la comunidad científica internacional, que trabaja para crear una vacuna, logre crearla lo más pronto posible.
Esta claro que hay que hacer lo que haya que hacer como lo hemos repetido en este mismo espacio editorial. Es justo y necesario buscar el apoyo para los sectores más golpeados y también para las empresas a fin de que preserven los empleos. Lo más importante es destinar recursos para que la gente no pierda el ingreso, ya que de perder el trabajo, una persona no tendrá cómo pagar sus obligaciones por más moratoria que se declare.
Es cierto los bancos tienen una gran responsabilidad y deben hacer esfuerzos para apoyar a las personas que van a resultar afectadas, en especial a quienes demuestren que pierden su empresa por la crisis o a aquellos microempresarios que serán los más damnificados.
También hay mucho vendedor ambulante y microempresarios que se bancarizaron y seguramente que resultaran muy golpeados con la tragedia que nos embarga, hay que evitar que estas personas regresen al ‘presta diario’ para pagarle al banco.
El sistema financiero tiene todas las herramientas para dar ese paso y dar un ejemplo de solidaridad; de acuerdo con lo que vayan observando, estamos seguros que tendrán la capacidad hasta para perdonar deudas a personas naturales o jurídicas afectadas. Se trata de establecer mecanismos de reestructuración que permitan ampliar plazos, bajar tasas de interés, refinanciar créditos en mora para que la gente en problemas pueda pagarlos.
Por lo pronto cumplamos al pie de la letra la reciente disposición emanada de la Presidencia de la República por medio de la cual se imparten instrucciones en virtud de la emergencia sanitaria, generada por el coronavirus, la cual entro en vigencia a la hora 0 de hoy.

Comentarios