Vitrinas vacías, escasez de alimentos y productos fármacos como reflejo de emergencia sanitaria

 

*Largas filas fueron denunciadas por la comunidad en establecimientos comerciales y de salud, al no acatar las medidas de prevención contra el Covid-19.

Un panorama de desabastecimiento y escasez de alimentos es el que se denota desde la mañana del miércoles en muchos supermercados, farmacias y tiendas de Barranquilla, por cuenta del aislamiento preventivo que deja la emergencia sanitaria decretada por la pandemia de coronavirus en el país.

Así lo dieron a conocer lectores del Diario LA LIBERTAD, quienes aseguraron que en diferentes puntos y supermercados del norte y sur de la ciudad, el desabastecimiento ya comienza a evidenciarse, sobre todo en los alimentos básicos de la canasta familiar.

En las mostradores y vitrinas son insuficientes productos como carne, azúcar, arroz, aceite, pastas y otros alimentos no perecederos, pues las personas, ante las medidas de aislamiento preventivo adoptadas por el Gobierno Nacional, han comenzado una carrera por abastecerse de alimentos para los próximos días, sumado al efecto dominó que han generado las medidas arancelarias que se han decretado para la importación de estos productos.

Artículos agotados

Estado actual de algunos estantes en los centros comerciales.

“Los productos básicos del hogar sí se están agotando y muchas personas se han tenido que devolver porque no encuentra los alimentos. Todo ha aumentado, incluso hasta el arroz más económico suelto que antes costaba $1.150, ahora cuesta $1.500”, expresó una ciudadana en un reporte enviado al Diario LA LIBERTAD.

En un recorrido que se realizó, también puso en evidencia la escasez de lentejas y huevos, productos que se ven en pocas cantidades en las vitrinas.

Recordemos que debido a los efectos del coronavirus (Covid-19), a la volatilidad de los precios del petróleo y a la incertidumbre en las condiciones financieras internacionales, el Gobierno nacional decidió declarar la emergencia económica y adoptó diferentes medidas para proteger a la población de menores recursos e impulsar nuevamente la economía.

Largas filas

Grandes filas dentro de un centro comercial al norte de la ciudad.

El desabastecimiento también extiende a los productos químicos y medicamentos, donde los ciudadanos han optado por comprar en grandes cantidades algunos medicamentos que son innecesarios para prevenir la pandemia.

“Después de hacer una fila para comprar tapabocas lo único que me queda es reflexionar, la verdad no me parece nada lógico que nos estemos quedando sin suministros, que una persona compre 40 unidades de algo y que deje a los demás sin nada, respeto a cada uno y sus decisiones pero por favor no seamos tan egoístas, en un momento de crisis es donde todos nos necesitamos y la idea es estar bien todos”, expresó una ciudadana luego de dirigirse a una farmacia para obtener implementos de prevención.

Sin embargo, la comunidad barranquillera no solo reportó que las largas filas provenían de las farmacias, sino que también se presentaban aglomeración de personas en los puestos comerciales, supermercados, estaciones de buses y centros de salud ubicados en los diferentes sectores de la ciudad.

“Es impresionante como en el centro comercial, ni siquiera se pueda alcanzar a ver las cajas por las largas filas, incluso hay filas de personas esperando para poder entrar a estos establecimientos, ademas no manejan ninguna distancia mínima por seguridad, esto es todo lo opuesto a la prevención del coronavirus”, contó una de las denunciantes.

Ante esto, los centros comerciales usaron como medida de prevención el ingreso de un número máximo de personas dentro de estos espacios para evitar que estos lugares se llenen. A pesar de esto, las personas no están conformes con las filas que se generan a las afueras de estas instalaciones.

Una usuaria de la Nueva EPS ubicada en la carrera 53 con calle 72, dijo “No sé que clase de medidas tomen en los puestos de salud pero me parece algo irresponsable por parte de las personas que llegan, es normal que vengan acá para que sean atendidas pero también deben ser responsables, además que hay que tener en cuenta que en estos lugares se debería tener un mejor control sobre la propagación de este virus”.

Aglomeración de personas en la Nueva EPS ubicada en la carrera 53 con calle 72.

# DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: