El dilema del Atlántico: Coronavirus vs. falta de agua

168

La medida más importante adoptada por el Ministerio de Salud, para prevenir la propagación del Covid-19 en todo la sociedad es el lavado permanente de las manos, la limpieza en nuestros hogares, como también los saludos a distancia y el aislamiento.

Para prevenir el coronavirus que con el paso de las horas se propaga esta pandemia invisible y mortal. Pero, para poder cumplir con este protocolo se enfrentan a un gravísimo problema como es el desabastecimiento de agua en muchas en más de un 40% en las poblaciones del Departamento.
En las poblaciones del Departamento del Atlántico, un sinnúmero de hogares carece de un óptimo servicio de agua potable, situación la cual tiene a sus habitantes alarmados puesto que no están siguiendo los lineamentos y medidas para el cuidado de su salud.Si bien, es cierto la calidad del recurso hídrico no es la mejor, ya que en algunas ocasiones el agua sale de la tubería con impurezas ocasionado infecciones y enfermedades en sus moradores.

Un panorama de esta situación se presenta en estas localidades:
Encerrados y sin agua se encuentran los habitantes de Los Pendales.
Encerrados y con las albercas y pimpinas vacías, se encuentran los habitantes del corregimiento Los Pendales, quienes denuncian la falta de agua potable desde hace 2 días, los habitantes alegan que se encuentran desesperados por el bombeo intermitente del recurso hídrico por parte de la empresa Aguas del Sur.
“No está llegando el agua como debe ser, llega y dura media o una hora y no alcanzamos a llenar nuestras albercas, no tenemos agua potable y nuestros niños no están consumiendo agua saludable.Nos toca comprar agua a 1200 pesos, la cual es mezclada con agua salobre”, denunció Yunis Orozco, habitante de la población.
Además, precisó “no encontramos ante una pandemia por el Covid-19, debemos tener suficiente agua para asear nuestras manos y casas; peor al parecer es imposible”, puntualizó.
Asimismo, la población manifestó que existe alarma e incertidumbre por la propagación del virus del Covid-19 en el país.En el caso de llegar al municipio de Luruaco este se trasmitiría de manera exponencial por la carencia de agua que impide hacerle frente al lavado de manos recomendado por el Gobierno Nacional.
“Con ese virus que anda en el ambiente y las recomendaciones que da el Gobierno sobre lavarse las manos constantemente no podemos hacerlos en el corregimiento de Los Pendales porque no hay agua” Aseveró Auris Reales.
A su vez, el concejal de Luruaco,Henry Valencia, declaró sentirse preocupado por la falta de agua potable para abastecer a la población y por el pésimo servicio que está prestando Aguas del Sur, desconociendo la crisis que tenemos en el país como consecuencia del Covid-19.
Valencia comentó que, la mandataria departamental se comprometió a abastecer con carrotanques a los corregimientos del Municipio de Luruaco. No obstante, en Los Pendales no hay abastecimiento como en los otros corregimientos y veredas, haciendo de esto un claro acto de desigualdad.
Agregó, “la empresa que hoy presta el servicio en el municipio bombea agua que no es apta para el consumo humano, porque es tomada de nuestra laguna.Dicho lo anterior, la Gobernadora Elsa Noguera en la visita que realizó el pasado 2 de marzo a Luruaco se comprometió en ayudarnos a abastecer con agua potable a los sectores donde hay unos tanques donados por la Unidad de Gestión de Riesgo de la administración pasada, pero en Pendales nunca se ha hecho, porque sí se hace en otros corregimientos”, señaló el concejal.
En medio de esta alerta sanitaria, se ha podido notar que la empresa encargada del suministro de agua no maneja ningún plan de contingencia en la población para hacerle frente a las medidas abordadas por el Ministerio de Salud y Protección Social para frenar dicha pandemia.
Los habitantes de este corregimiento, le hacen un llamado a la mandataria de los atlanticenses, para que active los protocolos necesarios para proveer el preciado liquido a en sector que tanto lo requiere.

Juan De Acosta
La alcaldía municipal de Juan de Acosta, siguiendo lineamientos de seguridad para salvaguardar la integridad de la comunidad frente a la pandemia del Covid-19, ordenó el cierre temporal de las playas de Santa Verónica, Salinas del Rey y Bocatocino, en esa jurisdicción, así como el sitio turístico conocido como ‘Sombrero Vueltiao’.
La medida será adoptada hasta nueva orden y contara con el apoyo de las autoridades policiales, quiene harán patrullajes permanentes.
Por otro lado, el corregimiento Bocatocino, jurisdicción de Juan de Acosta, la comunidad se queja por la falta de agua, además la carencia de un acueducto que pueda brindarles el servicio.

Sumado a la problemática actual, en una población con gran cantidad de adultos mayores y niños que no son ajenos a la situación que vive el país, se aumenta el riesgo a contraer el Covid-19, teniendo en cuenta que desde el pasado 22 de febrero recibieron el último carrotanque con agua. “Desde entonces no han mandado más carrotanques viendo cómo está la situación con la pandemia; allá los niños no pueden tener el lavado de manos adecuado si no hay agua. Qué triste que jueguen así con la salud de los habitantes de Bocatocino”, contó uno de los residentes.
Para la comunidad, el señor alcalde es quien debe poner en ejecución la construcción del acueducto que ya se aprobó desde el pasado 29 de diciembre, cuyo desembolso habría sido, según manifiestan, el mes de enero del año en curso. Pero que a la fecha no ven movimiento de una piedra para su construcción.

Recordemos que semanas atrás, la mandataria visitó a Juan de Acosta, quiene estuvo acompañada de sus secretarios de Salud, Infraestructura, Desarrollo Económico, Agua potable y Educación, para desarrollar una reunión con el Alcalde, Carlos Higgins, y la comunidad. Allí, en la cancha del parque La Convivencia, la mandataria escuchó las necesidades de los lugareños y anunció la construcción del acueducto de Bocatocino y la revisión del proyecto del alcantarillado.
Se plantearon posibles salidas a problemáticas como canalización de arroyos, mejoramiento de puestos de salud, colegios, construcción de parques y apoyo a los productores, según requerimiento de la comunidad.

En la misma reunión, la Gobernadora se comprometió a que se abastecería, de manera irregular, mediante pozos artesanales y carrotanques que les llevaría el Cuerpo de Bomberos del municipio y Gestión de Riesgos del departamento, sin embargo, después de casi un mes, continúa la problemática del hídrico que tanta falta le hace al ser humano, más aún, en medio de la pandemia que mantiene en alerta a la comunidad en general.
El desabastecimiento de agua potable en las regiones ha traído grandes consecuencias, y el carecer hoy en día de ello, aumenta más la posibilidad de dar positivo en la pandemia del coronavirus.En ese sentido, se necesitan medidas contundentes para salvaguardar la vida de los colombianos.

El viceministro de Agua y Saneamiento Básico, Jose Luis Acero, considera que ante la emergencia sanitaria que está viviendo el país, hay que implementar estrategias que contrarresten el desabastecimiento del preciado liquido de manera urgente, gestión que se ha debido hacer desde tiempo atrás cuando se enfrento la problemática de la sequía.
En dialogo con Diario La Libertad, el viceministro fue enfático en aseverar que hay que seguir los lineamientos planteados por el Presidente de la República, Iván Duque, en el sentido de tomar como dos puntos bases para poder atender de manera oportuna el suministro de agua a las familias:Como primera media, se puede recurrir a reconectar en menor tiempo posible el servicio de agua potable y también congelando las tarifas del recibo para que alivie los bolsillos de los hogares.
Las localidades que padezcan por el servicio del recurso hídrico se debe implementar una ruta de trabajo para superar la emergencia y para ello debe entrar la labor de coordinación del operador y el municipio en función de los planes de emergencia y contingencia.
En la Costa Atlántica, el desabastecimiento de agua es un mal de años y la gestión no se ha visto de manera contundente, por lo tanto para darle respuesta esta situación los planes de emergencia en los municipios deben estar direcciondas por las Gobernaciones, a través de la Unidad de Gestión de Riesgo, ya que tienen habilitados los recursos.
Por su parte, el Ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, expuso su meta ambiciosa que es en un promedio de 10 a 15 días todos los operadores en Colombia deben reconectar a las familias que están en esa situación.”Esperamos cerrar la semana con más del 50% de reconexiones y de acá a una semana avanzar con más de 100 mil familias. Anunciamos, además, una medida complementaria. Dado que los insumos de potabilización se han encarecido, decidimos eliminar los aranceles para todos los productos que se necesiten importar en ese proceso de potabilización. Lo anterior no solo reducirá la presión sobre los operadores, sino que se garantizará la calidad del agua”, aseguró el titular de la cartera de vivienda y agua.

El Ministro también dijo que habrá una cuarta medida que va encaminada a la prevención del Coronavirus.
“Anteriormente, los operadores estaban obligados a realizar un lavado de áreas públicas dos veces al año. Mientras dure la emergencia sanitaria se sustituirá la actividad de lavado por desinfección con hipoclorito de sodio al 5% y se realizará como mínimo una vez a la semana. Esta medida aplicará para ciudades y municipios con más de 5.000 suscriptores”, concluyó.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios