Por 22 mil pesos habrían matado a hombre en estadero

Un operador de redes telefónicas murió en la Clínica La Misericordia de esta ciudad a consecuencia de una paliza que recibió, al parecer, de dos cantineros y un vigilante que laboran en el estadero ‘La Sombrita’, ubicado en la calle Murillo del barrio Bella Arena.
Marlen Elena Camargo Santiago, esposa de Alfonso Rafael Benítez Berdugo, manifestó que los hechos se habían presentado en la noche del viernes 21 de febrero, víspera del carnaval de Barranquilla, en el lugar antes mencionado donde su compañero sentimental había llegado con unos amigos a departir.
Este viernes en su residencia de la carrera 1H número 41B-176 cerca donde ocurrieron los hechos la mujer manifestó que una vez tuvo conocimiento de lo sucedido pensó que había sido un atraco y cuando lo llevaron a la casa se desmayó, estaba grave y lo trasladaron a Salud Total, donde los médicos le dijeron que estaba borracho, lo atendieron, le pusieron placas y lo remitieron a la clínica de La Misericordia y estando en ese lugar le dio un paro, lo reaniman pero él estaba con bastante lesiones y tenía muerte cerebral.

Marlen Elena Camargo Santiago, esposa de la persona fallecida.

La mujer contó lo que había sucedido: “El viernes salió a las 5 de la tarde y se tomó una cerveza en la esquina del barrio Bella Arena y se fue a otra tienda y se encontró con unos amigos y se fueron al establecimiento donde ocurrieron los hechos estadero La Sombrita a tomar y los amigos lo dejaron y no tenía con que pagar la cuenta de 22 mil pesos”.
Manifestó que por la deuda entregó la licencia de conducción pero los cantineros le requisaron los bolsillos y fue cuando reaccionó y se dio golpes con ellos, tres tipos del establecimiento –dos meseros y un vigilante–, pero uno de ellos lo alzó y lo dejó caer, luego se levantó, lo sacaron a la calle y se monta en un mototaxi, manifestando que eso fue a las 11 de la noche.
La esposa manifestó que su compañero permanente ingresó a Medicina Legal como muerte violenta, y esa es una de las razones por las cuales la muerte de su esposo no puede quedar impune y antes por el contrario los responsables tienen que pagar por lo que hicieron.
Dijo la esposa que su compañero le dejó dos hijos, uno de 18 y una niña de 10 años.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: