La noticia referente al caso de una joven embarazada que, alegando serios problemas de salud, se le practicó un aborto cuando llevaba más de siete meses de gestación, ha originado una seria polémica a nivel nacional sobre este tema.
Hoy traemos a colación el episodio que ha copado la atención de los colombianos en los últimos días en el que resultó involucrada una mujer de 23 años nativa del departamento del Cauca, a la cual le fue inducido un aborto cuando ya se habían cumplido más de 7 meses de gestación y quien adujo que no se encontraba preparada psicológicamente para continuar con el estado prenatal, aduciendo que tal circunstancia le había generado múltiples problemas y que su aborto fue autorizado por una autoridad competente, entre los cuales el Secretario de Salud de Popayán, Óscar Ospina, quien acotó que la Corte Constitucional señala que es legal interrumpir el embarazo, siempre y cuando este ponga en riesgo la vida de la madre ya sea física o mentalmente y que la Corte en su sentencia no se refiere al tiempo del embarazo, o sea que según este funcionario, el embarazo se puede interrumpir en cualquier mes.
En el centro de la polémica igualmente intervino la senadora del Centro Democrático María del Rosario Guerra, quien catalogó este acontecimiento como un atropello contra la moral y las buenas costumbres, hasta el punto que calificó este hecho como un “feticidio” y exteriorizó su rechazo a que se sigan presentando episodios tan grotescos en nuestro país, al tiempo que manifestó estar en contra de los argumentos esbozados por los diferentes actores que señalan que “se puede abortar sin importar la edad del feto”.
Es importante saber que el aborto en Colombia, entendido como terminación voluntaria del embarazo y más conocido como aborto inducido, está permitido, pero siempre y cuando se cumplan las tres causales establecidas a partir de la ejecutoria de la sentencia C-355 de 2006 proferida por la Corte Constitucional.
Esta decisión emanada de la alta corporación, explica con suma claridad que no se incurre en delito de aborto, cuando con la voluntad de la mujer, la interrupción del embarazo se produzca en los siguientes casos: Que la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud física o mental de la mujer, certificada por un médico;cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida, certificada por un médico y cuando el embarazo sea el resultado de una conducta debidamente denunciada, constitutiva de acceso carnal o acto sexual sin consentimiento, abusivo o de inseminación artificial o a través de la transferencia de óvulo fecundado no consentida, o en caso de incesto.
Cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida de la mujer, o afecte su salud física o mental, el único requisito legal que se le puede pedir a esta mujer es el certificado de un médico o psicólogo, otro requisito extra que alguna Entidad Prestadora de Salud -EPS solicite es ilegal.
Hay que anotar que la Corte Constitucional tuvo en cuenta para proferir la mencionada sentencia el mismo referente de la Organización Mundial de la Salud, que hace alusión a que la salud es un estado de completo bienestar entre lo físico, lo mental, lo psicológico y lo social.​
Las enfermedades o malformaciones del feto que hagan inviable su vida fuera del útero es otra causal para acceder al aborto legal en Colombia. Es importante aclarar que no cualquier malformación en el feto es una causal legal de aborto sino solamente aquellas que impidan la vida fuera del útero, lo que se constituiría en una vida indigna con sufrimiento para el recién nacido.

Comenta aquí: