Por: Pepe Sánchez. 
Para muchos, San Valentín -cuya festividad la Iglesia Católica celebraba el 14 de febrero- es hoy un día “un santo sin celebración.” La razón de ello es que el Concilio Vaticano II, decidió que su existencia era dudosa y que no correspondía a la Historia, sino a las Leyendas, por lo que determinó eliminarlo del Santora.
Quien entre a indagar en estos días en los libros de Iglesia Católica, encontrará que el 14 de febrero conmemora a los santos, Cirilo y Metodio “Apóstoles de los Eslavos y Copatrones de Europa”.
Pero entonces ¿Quién fue San Valentín y por qué de su celebración el 14 de febrero como Día del Amor?
Según cuenta la Historia, hubo tres santos de ese nombre: Un médico romano que se hizo sacerdote y al que el emperador Claudio “El Gótico” ordenó decapitar en el año 270; un obispo de la ciudad de Interamna, hoy Terni, Italia. Los restos de su cuerpo se conservan en la basílica de la ciudad, cuya fiesta patronal se celebra el 14 de febrero y un obispo también llamado Valentín de Recia que vivió en el siglo V y fue enterrado en Mais, cerca de Merano, en el Tirol italiano.
Del primer Valentín, del médico que se hizo sacerdote y amigo y hombre de confianza del Emperador Claudio II El Gótico. Se cuenta que el monarca, había prohibido que los integrantes de su ejército contrajeran matrimonio, pues consideraba que el celibato los hacía mejores y más fuertes soldados, pero el santo, decidió casar a todos aquellos combatientes que tuvieran novias o amantes y desearan hacerlo.
Se cuenta que las andanzas de Valentín llegaron a oídos del Emperador a quien decidió convencer para que abrazara la fe católica y se uniera a las prácticas, pero fue en vano. Claudo II ordenó decapitarlo lo que se cumplió el 14 de febrero de 273.
Por aquel entonces y durante los siguientes 300 años, lel Imperio celebraba la Lupercalia, una fiesta que conmemoraba la fundación de Roma, por Rómulo y Remo, hijos del dios Marte, quienes fueron amamantados por una loba.
Según los textos de Historia -que recoge el portal El Español (https://www.elespanol.com/ )- estas Fiestas Lupercales, en honor a la Loba, de donde proviene el nombre, se hacia sacrificando a un macho cabrío , con cuya sangre se teñían los varones, quienes de inmediato se llevaban a las jóvenes a los bosques cercanos para orgías multitudinarias, en honor a la fertilidad.
Las manchas de sangre se extendían con lana del animal muerto. Con la piel del chivo se hacían correas con las que los lupercos azotaban a las jóvenes romanas, otorgándoles el honor de la fertilidad- añadiendo que- el salvajismo que se cometía, las barbaridades que se practicaban o el cariz pagano de aquella festividad -puede que una mezcla de las tres-, llevó a la Iglesia a tomar cartas en el asunto. En el año 494 d.C. decidieron cristianizar aquella fiesta y borrar de la memoria colectiva los lupercales- subraya El Español.
Para cristianizar estos hechos, tal como ha hecho desde siempre la Iglesia Católica, el Papa Gelasio I decidió que el 14 de febrero del año 498, se cumpliría la Fiesta de san Valentín, que -como señala portal El Español- sería un día dedicado al amor, como el que Valentín percibía en los jóvenes a los que unía en sacramento de manera clandestina, conllevándole la pena capital.
En Colombia, en promedio, el gasto per cápita de cada colombiano es de 125.334 pesos.
-El 72,5 % de los colombianos festejarán San Valentín con una inversión promedio de $125.334 en regalos, de acuerdo con un sondeo de Ofertia.com.co- manifiesta Red+Sin embargo, y tal como había ocurrido en el año 498, a la Iglesia Católica le disgustó el cariz que fue adquiriendo la celebración, más un evento comercial que una festividad sacra.
El portal El Español, lo describe así:
El intento de borrar cualquier rastro de Valentín (como ya hicieron en su día con los lupercales) fue en vano. El capitalismo había fijado sus ojos en él y los grandes almacenes propiciaron que San Valentín traspasase la barrera de la religión y se instaurase en la sociedad.Galerías Preciados, copiando la estrategia de numerosos empresarios de otros países, comenzó a difundir publicidad asociada a San Valentín en el año 1948. Pronto copiarían su táctica el resto de grandes superficies, haciendo del día de los enamorados un fenómeno comercial imparable- indica la publicación.
Ante tal coyuntura, en 1969, durante la celebración del Concilio Vaticano II, se decidií eliminar la conmemoración, aduciendo lo dudoso de la existencia de San Valentín.
El Papa Pulo VI eliminó el nombre del samto del calendario eclesiástico oficial, durante el Concilio El Vaticano II, pero ya como se dice en la jerga popular “El daño estaba hecho” y el mundo entero siguió adelante con la conmemoración.
En el año 2016, por ejemplo, cuenta El Español que -según la consultora de T4 Franquicias, los españoles gastaron en 2016 un total de 1.464 millones de euros en regalos por San Valentín. Floristería, repostería, moda, restauración, cosmética y perfumería son los presentes a los que más recurrimos, gastando una media por persona de 36 euros en planes de ciudad y de 200 euros en viajes, según la web de planes de ocio Atrápalo- agregando que- en el resto del mundo ocurre otro tanto.
En el 2018, según la Revista Portafolios, los estadounidenses invirtieron en regalos una cifra superior a los 19 millones de dólares:
-Aunque solo el 55 % de los estadounidenses lo celebran, el gasto por el Día de los Enamorados, llegó a 19.600 millones de dólares, lo que significa un promedio de 143.56 dólares por persona, generosidad de la que también se benefician las mascotas- anunciaba la publicación.
Una celebración comercial contra la que no podrá la Iglesia Católica. según lo demostró el propio Papa Francisco, quien se sumó a la conmemoración en el 2014 en El Vaticano, donde se reunieron unas 30 mil parejas, procedentes de diversos países del mundo.
Tomado de https://pepecomenta2019.wixsite.com/

Comenta aquí: