Así vivieron los barranquilleros el Miércoles de Ceniza

135

Como es costumbre, cada año la reina de las carnestolendas recibe la imposición de la ceniza, en esta ocasión fue Isabella Chams Vega, Reina del Carnaval de Barranquilla 2020, quien en compañía de sus familiares llegó hasta la iglesia Nuestra Señora de Torcoroma, al norte de la ciudad.

En medio del acto litúrgico, la reina se mostró agradecida con los miles de barranquilleros y visitantes, quienes de una u otra forma aportaron a la realización de esta gran fiesta. Durante su intervención, también destacó el apoyo y acompañamiento incondicional por parte de Carnaval S.A.S, y además resaltó el trabajo de los hacedores del carnaval, quienes durante todo el año trabajan en pro de los 4 días oficiales.

“Estoy muy feliz y satisfecha con este papel que hice en el carnaval y por supuesto quiero agradecerle a todos ustedes por todo el amor, por todo el cariño, por todo el apoyo. Realmente vivimos el Carnaval de la gente”, expresó la soberana.

El sacerdote Jorge Castro, quien fue el encargado de oficiar la misa, invitó a los barranquilleros “a gozar durante la cuaresma de un nuevo proceso, teniendo una actitud de conversión real y sincera desde el interior del ser para restablecer la relación con Dios, con los hermanos y con uno mismo, más allá de solo ponerse la cruz de ceniza como un símbolo externo de espiritualidad”. Durante el acto también agregó que se debe entender la ayuda como un acto de humildad que debe nacer desde el interior como un acto de servicio.

Por su parte, miles de barranquilleros pertenecientes a la religión católica, asistieron a diferentes iglesias en la ciudad para colocarse la cruz de ceniza en su frente, acto religioso que es un símbolo de preparación para la Pascua. Este día, que es para los católicos día de ayuno y abstinencia, igual que el Viernes Santo, se realiza la imposición de la ceniza a los fieles que asisten a misa. Estas cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior, y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza de los fieles como signo de la caducidad de la condición humana; como signo penitencial, ya usado desde el Antiguo Testamento, y como signo de conversión, que debe ser la nota dominante durante toda la Cuaresma.

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. En aquel entonces las personas se colocaban ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo. Además, marca el fin de los carnavales, una tradición que siempre ha ido muy ligada como fiesta pagana previa a la Cuaresma, donde se comía y bebía por doquier durante tres días, antes de que llegara el Miércoles de Ceniza, y con ello el ayuno y la abstinencia.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios