Joven narra su experiencia/Detenido por ser estudiante de la Universidad del Atlántico

59

El jueves 20 de febrero en horas de la noche, me dispuse a grabar una pelea que transcurría en el barrio donde vivo en Barranquilla, sin embargo, antes de sacar el celular, le pedí a los protagonistas del suceso su autorización, ellos, estuvieron de acuerdo y me aseguraron que necesitaban la cámara encendida para grabar el procedimiento policial, puesto que aseguraban que uno de los agentes había golpeado a un menor de 15 años.

Cuando uno de los policía notó la cámara, me preguntó:

– “¿Eres periodista”?

– No, respondí calmadamente -, soy estudiante de Derecho.

– “¿De dónde?” – Dice el policía.

– De la Universidad del Atlántico.

De inmediato noté como el color de su mirada cambió. “¡REQUISA!” gritó. Yo con absoluta calma abrí mi bolso y a parte de mi cuaderno y dos libros de poesía, tenía una bolsa de cereal, alimento que para uno de los agentes se asemejó a una droga que nunca dijo cual. Me llevaron a empujones a la estación de policía del sector y me dijeron incontables veces:

– “Tú debes ser uno de los tira piedra”
“Seguro que tú eres uno de los tira piedra”.

Insistieron con ese tema y también con el de las drogas, afirmaban unas veces y preguntaban otras más que sí yo consumía o vendía, o sabía quién lo hacía…

Amenazaron con “clavarme” en la la UPJ. Hecho que nunca ocurrió, pues les tocó soltarme antes del cambio de día.

Me siento agradecido, con Dios y todas aquellas personas que me ayudaron a mantener la serenidad en ese momento, al igual que aquellas como Luisa, Ricardo y Louis, que esperaron afuera de la estación hasta mi salida.

De igual forma, he reflexionado mucho, pienso qué salí totalmente sano, comparado a otros casos, de compañeros que detienen y golpean durante toda la noche. Al parecer, es la modalidad implementada, cada vez con más frecuencia, para intimidar y perseguir a todos los que se salen de la norma

Eso sí, me indigna el estigma que buscan imponer violentamente sobre la universidad pública y sobre nosotros, sus hijos.

Mi invitación es a que mi caso sirva para tener cuidado, pues los reyes de Colombia solo esperan de su pueblo servidumbre y no dudarán en ejercer sus distintas fuerzas para mantener la corona.

Esta es la producción lírica del estudiante de esta historia

El viento
teje mis alas.
No tengo miedo.
Pues, fracasaron
quienes quisieron adueñarse del cielo
y fracasarán
quienes intentan enjaular una esperanza
qué no muere con el atardecer
y hoy
brota del fuego
para hacerse ave
canto
coraje
multitud…

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios