Vecinas untan excrementos en paredes y ventanas de edificio residencial al norte de Barranquilla

Nuevamente se convierte en protagonista la señora Ana María Vadala, recordada por un hecho particular ocurrido en el mes de abril del año pasado, donde en medio de una discusión en plena calle, amenazó con un cuchillo a un taxista que había dejado estacionado su vehículo frente a su vivienda.


 
En esta oportunidad, según denuncias de algunos vecinos y de la Dra. Lina Gasabon, abogada del edificio «Liliana», ubicado en la carrera 46 No. 93-65, manifiestan que debido a la cantidad de animales que a bien mantiene la Sra. Vadala, la administración del edificio se vio en la necesidad de instalar unos tubos con malla en el área que divide la casa con el edificio, esto a fin de evitar que los animalitos pasaran al predio del edificio, donde acostumbraban a dejan sus materias fecales.


Audio de la abogada Liliana Gasabon
Hace pocos minutos, la señora Vadala en compañía de la madre, se subieron al techo de su vivienda y quitaron los tubos que sostendrían las malla que se iba a instalar, no bastando con eso, comenzaron a lanzar y a untar con excrementos de los animales, las paredes y ventanas del edificio.
Por lo anterior, los habitantes del edificio acudieron a la Policía, quienes al llegar al lugar y en su intento de subir hasta el techo, al parecer fueron agredidos con una elemento contundente y mojados en su totalidad con el agua que desde una manguera, usaban la señora Vadala.

A su vez, agregó la abogada Gasabon que en vista de las condiciones inadecuadas de salubridad en la vivienda, hace un llamado a las autoridades ambientales como el DAMAB y entidades de salud para que tomen cartas en el asunto, ya que las condiciones de higiene de la vivienda se ha convertido en un foco de contaminación para el sector residencial y comercial.
#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: