*Había estado internado tres días en una clínica, pero semanalmente le hacían chequeos médicos y precisamente el lunes un familiar lo fue a levantar para que se alistara para dicha cita y lo encontró muerto.

Un joven electricista que había sufrido una quemadura en su mano izquierda, el 4 de diciembre del año pasado, cuando se presentó un corto circuito en su habitación de una parcela ubicada en la trocha Los Almendros de Soledad, pero en jurisdicción de Galapa, murió este lunes, luego que un familiar lo fuera a levantar para que se preparara para la cita médica que le practicaban cada 8 días.

La víctima respondía al nombre de Walter Carpintero Ferias, de 29 años, quien tenía además el oficio de mecánico automotriz, aparte de ser electricista.

Walter Carpintero, padre del joven en las afueras de Medicina Legal.

Manifestó ayer su padre, quien tiene el mismo nombre, que ese 4 de diciembre, el joven ya estaba acostado y lo alertaron ellos que uno de los cables internos de la casa estaba prendido. Él se levantó y tomó en sus manos una pinza, agarró el alambre con la mano izquierda, con tan mala suerte que estaba “pelado”, y recibió el corrientazo que le causó quemaduras en ese lugar del cuerpo.

El muchacho fue auxiliado por su familia y llevado a la Clínica Los Almendros de Soledad, pero de allí lo remitieron a la Reina Catalina, donde estuvo internado tres días, dándole de alta y se fue para su casa en la vereda Las Margaritas del lugar antes mencionado.

Los médicos le manifestaron que tenía que ir cada 8 días para un chequeo médico, y precisamente el lunes que se cumplían 39 días de haber tenido el accidente apareció muerto en su casa.

La familia presume que el deceso del joven obedeció a la quemadura que recibió en su mano, que le pudo causar un paro respiratorio.

Se informó que el muchacho era soltero y vivía con sus padres en esa vereda en jurisdicción de Galapa.

#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: