El juego de la oposición

5

Los ciudadanos afines a los movimientos alternativos apuntan a que cuando se llega a participar en instancias de gobierno o en los entes de control automáticamente se haga oposición a éstos, como una forma de demostrar independencia y ratificar su condición ideopolítica sin el mínimo de presupuesto conceptual del cómo se hace o se ejerce la oposición. De tal forma que son diversas las posiciones que se asumen, tal vez pensando en complacer a determinados sectores o a una masa amorfa de ciudadanos que sólo quieren ver actuando a sus representantes diciendo a todo NO, con su radicalidad que raya en lo absurdo, reproduciendo obsoletos catecismos políticos, connotando atraso y una alta dosis de fracasos descontextualizados en lo que significa ser oposición para hacer, avanzar, producir y transformar. De ello se deriva que el ejercicio de la oposición debe ser una expresión colectiva más allá de la actitud y acción individual. Gianfranco Pasquino en su libro “La Oposición” plantea que “la calidad de una democracia no depende solo de una virtud de su gobierno o de la interacción del gobierno con la oposición, sino, de modo muy especial, de la capacidad de esta última.”

Una oposición bien pertrechada mejora la calidad de la democracia, incluso cuando no consigue llegar al gobierno, pero persiste en optar a él a través de su actividad de control y de dirección, de propuesta y crítica. La oposición busca espacios de autoridad en el gobierno donde concluye el reconocimiento de su existencia y se desarrolla como tal, en el disenso por la defensa de los derechos ciudadanos; es más, la oposición objeta la fragmentación y pone de manifiesto las reglas del juego a través de posiciones simplificadas y clarificadas contribuyendo con el cambio de las culturas políticas que hacen parte del juego democrático y que se encuentran anquilosadas por parte de los gobiernos que agendan el poder. Esto implica pasar la página, revisar la noción de clase social y emprender la tarea de regeneración de las izquierdas y de los sectores que se autodenominan progresistas. ¿Dirán los “intelectuales” de las nuevas y viejas izquierdas que esto es revisionismo?

Gianfranco Pasquino, ante las prácticas políticas, nos pone a pensar cuando plantea lo referente a la “pequeña consociación”; es decir, una práctica política en la que la negociación, el regateo y el reparto de beneficios constituyen el modo de hacer política tanto de los grupos progobierno como los de la oposición; contraviniendo el verdadero sentido de la ética pública, poniendo al descubierto la condición economicista de clase social que no garantiza el análisis social. De lo que se trata al hacer oposición es encaminarse por el bienestar material, personal y lograr reivindicaciones de carácter más cualitativo donde prevalezcan valores y principios, aunados a la paz, la justicia, el medio ambiente… Para lo cual se requieren modelos organizativos, nuevos repertorios, nuevos envoltorios para la acción colectiva.

La oposición como tal tiene que discernir que no solo son las reivindicaciones que se van formando desde los sectores de la nueva política, sino más bien propuestas diferenciales en forma de programas políticos que le sirvan de fundamentos argumentativos en su accionar de control político y como alternativa de gobierno, renovando la vieja política, haciendo una ruptura con la democracia instrumental ante los viejos institucionalismos. Ninguna oposición puede renunciar a su propia piel ni a su cometido, dejando, sin más, gobernar al gobierno. Todo lo contrario, la oposición debe impedir que el gobierno mal gobierne.

Los ciudadanos se preguntan: ¿cuál es la responsabilidad y las acciones misionales que tienen los congresistas, diputados, concejales, como oposición en los entes de control? Según Pasquino, los interrogantes pueden ser variopintos, viniendo de sectores de izquierdas o progresistas: ¿La oposición debe ser dura o flexible?, ¿constructiva o intransigente?, ¿crítica o conciliadora? ¿propositiva, es decir, con la mirada puesta a largo plazo, o reactiva, esto es, luchadora de batallas cotidianas? Y lo son en la medida en que logran conciliar las distintas necesidades que representan. Las oposiciones serán absolutamente intransigentes cuando el gobierno se proponga establecer reglas que destruyan la posibilidad misma de la alternancia. Las oposiciones serán críticas de los contenidos que propone el gobierno y propositivas de contenidos distintos; pero, también conciliadoras cuando existan espacios de intervención, mediación, colaboración y mejoras recíprocas.

Una oposición resulta eficaz y se convierte en alternativa allí donde consigue una presencia social, una difusión cultural y un papel político. Cumplir su cometido, que consiste en representar y proteger individual y colectivamente a los electores que le han dado su voto; en defender las reglas del juego político institucional, pero, también, en reformarlas con el objetivo de mantener abierta la competición política y promover los intereses de los grupos a los que se dirige para transformarse en mayoría, es decir para ganar las elecciones. La oposición tiene el deber de contender con el gobierno demostrando ser un gobierno alternativo. Repensemos la oposición.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios