Pruebas en el procedimiento tributario

9
William Florez

Muchos contribuyente entran en pánico, cuando reciben requerimientos o solicitudes de información de parte de las entidades públicas que liquidan y recaudan los impuestos, contribuciones, tasas, plusvalías, parafiscales y derechos como los cánones mineros.

Cuando eso suceda, no hay que alarmarse, ni darse mala vida y tomar las cosas con serenidad y paciencia; digo esto, porque los servidores públicos encargados de la liquidación y el recaudo de los tributos nacionales, departamentales, distritales y municipales no son infalibles, son seres humanos quienes pocas veces cometen errores y equivocaciones en la revisión de documentos, en la apreciación y valoración de la prueba contable conforme a las reglas de la sana crítica, en la interpretación y aplicación de los derechos fundamentales garantizados en convenios y tratados internacionales, en la Constitución Política de Colombia, en la Ley, en la Jurisprudencia de la Corte Constitucional y del Consejo de Estado.

Por lo dicho, es muy importante que los contribuyentes, al contestar los requerimientos lo hagan con fundamento en las pruebas idóneas indicadas en el Estatuto Tributario y en el Código General del Proceso, con el objeto de demostrar que todo lo llevan en orden, que no han violado la Ley y que son verídicos los hechos contenidos en sus declaraciones tributarias.

Al respecto la Sección Cuarta del Consejo de Estado, en sentencia reciente del 14 de agosto de 2019, sostiene que “Se consideran ciertos los hechos consignados en las declaraciones tributarias, en las correcciones a las mismas o en las respuestas a los requerimientos administrativos, siempre y cuando que sobre tales hechos, no se haya solicitado una comprobación especial, ni la Ley la exija.

La presunción de veracidad admite prueba en contrario y la autoridad fiscal, para asegurar el efectivo cumplimiento de las normas sustanciales, puede desvirtuarla mediante el ejercicio de las facultades de fiscalización e investigación previstas en el artículo 684 de Estatuto Tributario”.

Parodiando a Mario Moreno “Cantinflas”, en su recordada frase “Ahí está el detalle” de la importancia de aportar y solicitar pruebas idóneas en la contestación de los requerimientos. En el procedimiento tributario las decisiones pueden fundamentarse en la confesión del contribuyente, en testimonio, indicios y presunciones, documento, prueba contable, inspecciones tributarias y prueba pericial.

En mi próxima columna me referiré a la importancia de la prueba contable para la defensa de los contribuyentes.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios