Museo del Carnaval: un tesoro cultural en Barranquilla

31
Museo del Carnaval // Foto cortesía Carnaval de Barranquilla.

En el emblemático Barrio Abajo, justo al lado de la conocida Casa del Carnaval, se encuentra ubicado el nuevo atractivo cultural de la ciudad, el cual engalana a Barranquilla y reafirma el impulso creativo que día tras día conquista diferentes escenarios. Tradición, arte, historia y cultura es lo único que se respira en el nuevo Museo del Carnaval, que abrió sus puertas al público el pasado 20 de diciembre y busca preservar la riqueza de esa expresión cultural y el legado de sus hacedores.

Con una infraestructura llamativa y muy colorida, propios y visitantes disfrutaron de las diferentes salas que la organización puso a disposición. ‘Brises’ articulados harán que la fachada cambie de color durante el paseo de peatones en la calle. Este efecto transformación de color se inspira en la obra del artista venezolano Carlos Cruz-Díez.

“Sin lugar a duda, un lugar que debe ser visitado tanto por extranjeros como por propios, para entender la importancia de las manifestaciones culturales y artísticas que dejan el alto el nombre de nuestro país, alrededor de todo el mundo”.

Los tres pisos de la edificación cuentan con un área aproximada de 1.320 metros cuadrados, y está a cargo de un equipo entrenado para brindar un tour y dar a conocer detalles poco conocidos sobre la verdadera historia de esta gran fiesta que nos identifica en otras partes del mundo.

El recorrido inicia desde el tercer piso, allí los visitantes tienen la oportunidad de sumergirse en varios de los carnavales más importantes del mundo, a través de un espacio interactivo, con pantallas que reproducen imágenes de los diferentes carnavales y celebraciones que se realizan año tras año en otros países. Sumado a esto en la sala se encuentran expuestos, objetos, instrumentos, máscaras y manuscritos que han hecho parte de la historia del Carnaval.

Una planta más abajo se encuentra uno de los espacios más visitado por el público, se trata de la sala de reinas, en la que están expuestos más de 35 vestidos que han pertenecido a varias generaciones de reinas del Carnaval y que guardan consigo una historia y relatos que van desde el momento en el que fueron confeccionados, hasta cuando se realizó su restauración.

Y por último el primer piso en el que las personas tienen la posibilidad de experimentar cómo se vive la Batalla de Flores, por medio de una carroza en la que tienen la oportunidad de montarse y sacarse una foto, mientras al fondo se reproduce un videomapping que con música y coloridas imágenes los transporta al cumbiodromo de la vía 40.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios