¿Quien está controlando la indebida utilización de vehículos policiales por parte de los agentes? No se puede aceptar en esta ciudad  que cada bendito día muchos de estos servidores públicos  emplean estos vehículos para  asuntos  familiares o de amistad, inclusive para aventuras amorosas.
En  esta ciudad se puede observar una serie de vehículos policiales  tales como  Toyota  Fortune,  Renault Duster  y otros que son usados para actividades distintas a la protección y seguridad de sus habitantes. Esta anomalía tendrán que ponerle coto cuanto antes, ya que  es una práctica permisiva que se viene extendiendo vertiginosamente en el Distrito de Barranquilla y su área metropolitana, lo cual es sumamente peligroso, pues amenaza y vulnera la estabilidad de este  territorio.
Está claro que la falta de supervisión a los policiales está provocando que el empleo de automotores de la institución   sean aprovechados indebidamente, fomentando alto riego para la tranquilidad ciudadana, causando por ende un deterioro en el mantenimiento de la convivencia.
La Policía Nacional es un organismo de seguridad que debe de ser respetado, pero también tiene que ser controlado por una autoridad ejemplar. Esto con el ánimo de evitar que los policiales  ejecuten actividades diferentes a su deber funcional. Igualmente es   significativo que esta institución sea reestructurada radicalmente para que sus  servidores puedan  tener  derecho al sufragio y se les eleve su salario  mensual a $4.500.000, con esto se equipararía al resto de la policía del mundo.
Cuando los policiales en nuestra ciudad  utilizan ilícitamente sus vehículos se puede catalogar este proceder  como un acto de corrupción. Si la misma no se pena de seguro que esta tomará  indiscutiblemente unos ribetes masivos  y de aceptación.
Nuestra Policía colombiana tiene muchos aprietos de toda índole. Esto generalmente  se debe a que nunca se le presta atención a sus necesidades y  actualización. Solo se escuchan algunas voces que expresan que  hay que apoyar a la Policía Nacional, sin mirar más de ahí. Es decir, son posiciones retrógradas porque de esta manera no se defiende a esta entidad.
Si se utilizaran los vehículos policiales  correctamente en nuestra sociedad, indudablemente  la inseguridad en esta zona del país disminuiría, ya que existe una cantidad de automotores policiales  que no prestan su servicio  a la comunidad. Lo que está repercutiendo es que  las estructuras delincuenciales tengan vía libre  o se retarde  la llegada  de una radiopatrulla al llamado de socorro.
Definitivamente la Policía tiene que  tener un estatus social diferente a la que ostenta actualmente, para esto es necesario ejecutar una estrategia  a largo plazo en donde incorpore a los policiales como jueces en la etapa de juzgamiento. Igualmente la creación de nuevas  disposiciones penales deben estar acorde al momento histórico que vivimos.
[email protected]
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: