Después de permanecer 12 años en la Policía y ser una de las víctimas del atentado terrorista del 26 de enero de 2018 a la Estación de Policía del barrio San José, el patrullero Brayan José Ureña Guette fue desvinculado de la institución.
Así lo dio a conocer este martes a los medios de comunicación y una de las causas del retiro de la institución se debe a que la Dirección Nacional de la Policía considera que no está mentalmente sano, luego de las secuelas que le quedaran al resultar herido en el mencionado ataque terrorista.
Manifestó que durante el ataque que le hicieron a la estación y estando en el patio de la misma recibió esquirlas en las rodillas, glúteos, hombros y pérdida auditiva. Sin embargo indicó que a pesar del diagnóstico psiqiátrico esté en condiciones de seguir trabajando en la institución armada.
Señaló que la orden de despido la recibió el pasado 6 de diciembre pero con la asesoría de un abogado piensan demandar dicha orden de servicios con el fin de recibir la correspondiente idemnización que se merece.

Comenta aquí: