*Las administraciones anteriores no le han ‘parado bolas’ a su estado lamentable y el de los sectores que le rodean. Otrora junto con el Caño y el Puerto, fueron fuentes económicas.
Esta centenaria edificación es uno de los tantos ‘elefantes negros’ y sucios que hereda nuestro nuevo Alcalde, Rodolfo Ucrós Rosales, como es la Central de Acopio o Mercado Municipal, si es que así se le podrá llamar debido al deplorable y lastimoso estado que ahora padece, en el que se han vivido acontecimientos y por el que ha pasado parte de la historia de Soledad, unaCiudad Posible, que nos muestra el registro de los hechos y los protagonistas que allí han vivido y viven, caso de los vendedores estacionarios y ambulantes con el valor agregado de los compradores los que por ningún motivo puedan recibir consecuencias lamentables, Dios no lo quiera.
Solo sé que el alcalde, licenciado Alfredo Arraut Varelo, dedicó un tiempo de su administración a mejorar sus instalaciones, reforzándolas y remodelándolas, construyendo además locales en su parte sur, con lo que logró ampliar la sección del pescado, en la que se conjugan sus olores con la putrefacción que expele el Caño de Soledad, que está próximo a desaparecer. Estos frentes, Caño y Mercado, integrados con el Puerto de Soledad, en una época se convirtieron en esenciales para que por el ramal del río Magdalena, viaducto fluvial, ingresaran y salieran productos, campesinos, agricultores y gente visitante, que fortificaron ampliamente la economía con los pueblos vecinos.
Quienes siempre pensamos en el bienestar de la comunidad soledeña, debíamos sentirnos agradecidos con el alcalde Arraut Varelo, por esa necesaria y urgente refacción, creándose así una verdadera dignificación y desarrollo aplicadas a los vendedores y usuarios. Creímos que con los próximos gobiernos se estudiaría y proyectaría una ampliación, para convertir al Mercado Público de Soledad en una organización que por ende estaría compitiendo con otras plazas de ciudades y municipios de Colombia, de los que tengo la seguridad se muestran envidiosos por la ubicación natural de nuestro maltratado y casi destruido Mercado Municipal.
Para el recuerdo y actualización: el Mercado Público de Soledad, por más de ciento cuarenta años, que colinda por el sur- oriente con la ribera del brazuelo que se irriga hasta el Caño, con el atracadero natural de embarcaciones menores, lo que aprovechó el primer alcalde elegido, Saúl Sandoval Rodríguez, q.e.p.d. para iniciar la construcción del Muelle Fluvial y Turístico, el que serviría para facilitar el transporte de mercancía y de pasajeros, de ida y vuelta; continuó la arquitecta Mary Luz Arraut Villarreal, segunda en elección, siendo la primera mujer Alcaldesa. Por cuestiones políticas, lo dejó a un lado el tercer alcalde, periodista y abogado, Rodrigo Martínez Rodríguez, y hasta ahí llegó el respectivo muelle con trabajos que a la postre se perdieron.
Si algunos de los residentes de los diferentes barrios, urbanizaciones y sectores, se atreven a visitar el tradicional e histórico Mercado Público de Soledad, al igual que los visitantes, les puede ocurrir una de estas: espantarse o asustarse por lo que diariamente están viendo, aterrarse o atemorizarse por el susto que reciben cuando van de un lugar a otro, ya que el mercado y sus alrededores nos muestra una mole horripilante y así no se puede. Entonces preguntémonos: ¿Qué hacer ?, como bien se lo dijo y se lo escribió Vladimir Illich Ulianov, Lenin, cuando se fortificó con su gente bolchevique para hacer la revolución y acabar con los Zares.
Yo sugiero que una vez empiece la gestión de Rodolfo Ucrós Rosales, se integre un equipo de trabajo, conformado por vecinos del sector del Mercado Público con el fin se le pongan más entusiasmo a la limpieza, desratización y lavada de sus instalaciones por dentro y por fuera, amén de invitar a todos los vendedores para que organicen sus mesas y chazas, a fin de crear algunos caminos, corredores para los usuarios. Recuerdo que en una oportunidad esta plaza de mercado, tuvo de administrador a Manuel Niebles, hijo del recordado Junior Niebles. ‘Mañe’ se puso las pilas y consiguió una ancha y larga carpa que sirvió para proteger del sol y de la lluvia a vendedores, usuarios y productos, la que se muestra deteriorada totalmente.
Existen otros frentes anómalos o ‘elefantes negros’ de las anteriores administraciones municipales, que Rodolfo Ucrós Rosales, con su don de gentes, gestión anticorrupción y deseos de servir, hará de su pueblo Soledad, una Ciudad Posible. Le estaremos acompañando.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: