En un lamentable suceso finalizó, en medio de fuertes peleas, la final de la Liga de Fútbol del Atlántico, categoría 2005, entre los oncenos de Junior y Colombia Sport.
Luego de acabarse el juego en el estadio Moderno Julio Torres de Barranquilla, el equipo Junior había ganado por 3-0 a su rival. Sin embargo, todo cambió radicalmente, según comentó Francisco Sánchez, presidente de la Liga, quien estuvo presente en el partido.
“Había sido un partido normal de una final, con las fricciones del caso. Pero no era nada del otro mundo. Todo se salió de control luego de final del partido, cuando este muchacho le lanzó una patada voladora a un rival”, aseguró.
Luego se formó la batalla campal. Como consecuencia de ello, la Liga tomará acciones contiguas a través de su Comisión de Penas y Sanciones.
“El reglamento habla de batallas campales antes, durante y después del partido. Y dice que el castigo es la expulsión de los equipos de cara al torneo del próximo año, debido a que en una gresca un equipo es el que agredió, pero los otros también respondieron”, señaló Sánchez.
Igualmente, dijo que incluso estarían pensando despojar a Junior del título. Sin embargo, esto no es algo seguro y “es un debate que se tiene que dar al interior del Comité de Penas Sanciones. Junior fue justo ganador dentro de la cancha, pero participó de la pelea. Tenemos que ver si le dejamos el título o por si el contrario, declaramos desierta la categoría”, concluyó.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: