Como se ha comentado en anteriores reflexiones en columnas de opinión, caracterizadas por la coyuntura de la celebración de los 200 años de independencia, la central, la colocada por la capital (o los criollos de la capital) encabezados por Simón Bolívar, en donde lastimosamente, también le fueron heredados sus antivalores y poco conocimiento del territorio. En esa época, la tecnología tenía un estadio menor de desarrollo, no había instrumentos electrónicos ni mucho menos redes sociales. Por ende la lucha de los independistas tiene un tinte de orgullo mucho mayor. Pero pese, a que han pasado 200 años, los gobernantes actuales parece que se han quedado en ese estadio, en una sociedad no muy globalizada, y pensando andinamente. Además de pensar que la tierra, es una forma de imponer poder, que es un lujo, pero que no es medio de producción (Para los grande empresarios). Y esto en parte debido a que, los gobernantes no tienen conocimiento del ámbito geográfico que circunda la Nación. Han heredado la visión española del saqueo, gastar para lucir, pero no para invertir en su población. Las especies de Fauna y Flora, los ecosistemas que nos embellecen como país, la lógica de la naturaleza, aplastada por la ambición del modelo económico mercantilista, que en nuestros tiempos ha aumentado la dominación, llamado Neoliberalismo, el cual, en palabras de Karl Marx ha acabado con las relaciones religiosas y familiares. Ahora dimensionen las relaciones Ser Humano-Entorno, no es casualidad que vivamos en la época más calurosa de nuestro planeta y en una de las épocas de mayor extinción de especies. ¿Seguirá la especie humana?
Simón Bolívar vivió en carne propia el desconocimiento de las condiciones geográficas de la Nación, pero no mucho en la estrategia militar, sino en sus condiciones físicas, las constantes subidas y bajadas del Páramo hacia la Llanura costeña, o hacia las llanuras Orientales, conllevaron a la enfermedad que devengó y que lo llevó a su posterior muerte. Pero, en la actualidad, se busca con estas decisiones la muerte de otros actores, los animales. Los cuales son fundamentales en el medio ambiente sano que busca proteger nuestra Constitución Política, y que también son compañeros en nuestra existencia en este planeta, romper esta relación Ecosistema-Ser Humano-Naturaleza, equivaldría a una disminución de los recursos naturales de la Nación, ya que como haría Von Humbold, la investigación a profundidad de estas especies marinas, darían trabajo a muchas personas, y le brindarían a los futuros dirigentes del país, un panorama más especifico para no disminuir esta relación ya planteada, para sustituirla por una relación económica poco amigable con el medio ambiente, en donde el ser humano será uno de los afectados directamente.
Esta pequeña reflexión nace del anuncio de la autorización legal de la caza de tiburones, sin duda, la riqueza natural puede ser utilizada para otros aspectos, como el ecoturismo, la producción de estas mismas especies y su posterior consumo, ¿Pero si se extinguen los tiburones ante tal caza, de que comeremos o comerciaremos en el futuro?, es decir, sin duda, nuestros gobernantes actuales no son políticos, son empresarios, que piensan que nuestro país es parte de sus empresas, y por ende nos irrespetan y vulneran nuestros derechos de ambiente sano y digno que respalda el artículo 79 de la constitución política de 1991, al desequilibrar la lógica de la naturaleza tan abruptamente. Simón Bolívar y los demás próceres políticos son absueltos por la historia por el momento en que vivieron, poco desarrollado a la luz de hoy (en el sentido de avances académicos y tecnológicos mas no culturales), pero, los de hoy son imperdonables, por que actúan por omisión, saben que tanto la Carta Magna, los tratados internacionales y la comunidad internacional gira hacia el Biocentrismo (La naturaleza como centro de desarrollo) y se hacen los de la vista gorda y aumentan la miseria. En este sentido ¿Cuántos asesinatos ecológicos no han pasado en Colombia y no tienen la misma atención? ¿Por qué se siguen eligiendo gobernantes empresarios?, será acaso que ¿Los colombianos en su mayoría también amparan estos ultrajes a la naturaleza?
[email protected]

Comenta aquí: